Debuta como futbolista profesional con 75 años, cuatro hijos y seis nietos

Yahoo Deportes
El egipcio Ezzeldin Bahader jugando al fútbol a sus 75 años. Foto: Twitter @Haberler
El egipcio Ezzeldin Bahader jugando al fútbol a sus 75 años. Foto: Twitter @Haberler

Ezzeldin Bahader disputó los 90 minutos del tiempo reglamentario del último partido del su equipo, el “6 de Octubre”. Para ser su debut, no solo con esta camiseta sino como profesional, lo hizo bastante bien; incluso fue capaz de anotar el gol con el que su equipo logró el empate a 1 contra el Genius Club. Su tanto llegó desde el punto de penalti cuando el encuentro estaba a punto de terminar.

Sí, hay un buen motivo para que en la edición española de Yahoo Deportes nos ocupemos de un encuentro del grupo quinto de la tercera división de Egipto. Porque el protagonista de la noticia no es un delantero más. Bahader ha tenido un estreno tan brillante en el balompié profesional... a sus 75 años.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Con el brazalete de capitán y el número 23 a la espalda, “Ezz” no escatimó esfuerzos y estuvo todo el partido trabajando en el frente de ataque. Compañeros y oponentes no dudaron en felicitarle cuando el árbitro decretó el final del encuentro. Incluso al bando contrario le hizo especial ilusión fotografiarse con él.

Según cuenta la BBC, este tanto le hizo convertirse en el hombre más anciano en marcar un gol en un partido oficial. Pero todavía no consta como el futbolista más veterano del mundo. Las reglas del libro Guinness, muy estrictas en este sentido, indican que debe disputar al menos dos partidos completos para que se le pueda considerar jugador a todos los efectos.

Por eso Ezzeldin está ya preparándose para el próximo compromiso, que debe jugárselo el 21 de marzo. Eso si la salud se lo permite, porque a los achaques propios de su edad (aunque, justo es reconocerlo, aparenta menos) suma una pequeña lesión de rodilla. No obstante, sigue un plan de entrenamiento personalizado, por lo que es de esperar que llegará en buenas condiciones.

La pregunta que muchos se harán es qué necesidad tendrá un señor con cuatro hijos y seis nietos de ponerse a darle patadas a una pelota a estas alturas. Lo cierto es que, aparte de la ilusión que le pueda hacer a él, la plusmarca viene bien como publicidad. “Es muy bueno para Egipto tener a alguien en el libro Guinness y para nosotros tenerle a él en el 6 de Octubre, aunque siendo sinceros, no nos beneficiaremos de él a 100% en el plano técnico”, dice el entrenador Ahmed Abdel Ghany.

Esto es especialmente importante teniendo en cuenta que el récord actual está en manos del que posiblemente sea el mayor enemigo de Egipto en el plano internacional: Israel. Concretamente, en abril de 2019 Isak Hayik jugó como portero para el Ironi Or Yehuda, de quinta categoría, dejando la marca en 73 años y 95 días. Superarlo es casi una cuestión de orgullo nacional.

La rivalidad con el país hebreo queda patente incluso en el nombre del club que ha fichado a Bahader, que es el mismo que el de la ciudad que lo acoge: una población que pertenece a la gobernación de Guiza, pero que en la práctica es uno de tantos suburbios de El Cairo, de la que apenas le separa una treintena de kilómetros. El 6 de octubre es la fecha en que comenzó el conflicto egipcio-israelí de 1973, que para la historia quedó como “guerra de Yom Kipur” por coincidir su inicio con esta festividad religiosa judía. La urbe se fundó en medio del desierto apenas seis años después por orden directa del entonces presidente Anuar el Sadat.

En otras ocasiones se ha visto a personas mayores en el césped, pero casi siempre se trataba de viejas glorias a las que sus clubes querían hacer un homenaje. Sin embargo, la experiencia previa de Bahader en el fútbol se limita a haber jugado en las calles de El Cairo cuando era niño y a haber militado en equipos aficionados durante su juventud. Llevaba décadas sin darle una patada a una pelota, pero se le ocurrió la idea y llamó a unas cuantas puertas hasta que el 6 de Octubre se la quiso abrir. Es poco probable que tras el próximo partido, una vez batido el récord, permanezca en la plantilla, pero quién sabe: de momento su rendimiento está siendo más que aceptable.

Más historias que te pueden interesar:

Otras historias