Lewis Hamilton: entre distinciones y un contrato de 70 millones de euros anuales

Alberto Cantore
·3 min de lectura

En las pistas y también fuera de ellas, las distinciones hacen centro en la figura de Lewis Hamilton. Un año atípico, de calendario apretado, descubrió al piloto británico enfocado en el desafío deportivo de igualar la marca de siete títulos mundiales de Fórmula 1 que ostentaba Michael Schumacher, desde 2004, aunque su tarea trascendió los autódromos, ya que se convirtió en una bandera en la lucha contra el racismo, exponiéndose como activista del movimiento Black Lives Matter, formando con rodilla en tierra en cada gran premio y hasta luciendo una remera en la que pedía el arresto de los policías que mataron a Breonna Taylor, una afroamericana asesinada el 13 de marzo pasado.

También defendió las expresiones ambientalistas y para apoyar la causa lanzó el X44 Team, un equipo de autos eléctricos. Los pasos de Hamilton se multiplican, al igual que el dinero que cobraría por el nuevo contrato que firmará con Mercedes, que ascendería a 70 millones de euros por temporada, durante el próximo trienio.

Los argumentos extradeportivos resultaron abrumadores para ser galardonado como "Campeón de campeones o Deportista del Año", en la elección que desde 1975 ensaya el diario deportivo francés L'Equipe. "Es un campeón solidario, sobre todo en este año de pandemia y de confinamiento", la valoración de los periodistas por los actos para quien con 1866 votos se hizo del premio, superando al tenista español Rafael Nadal (437), que obtuvo la distinción en 2010, 2013, 2017 y 2019. El galardón se suma al Premio Laureus al Mejor Deportista Masculino Internacional 2020, Premio BBC a la Personalidad Deportiva del Año.

Mientras se revitaliza tras ser positivo de Covid-19, lo que le impidió participar en el GP de Sakhir, la anteúltima fecha del calendario -en un crudo relato aseveró que durante la enfermedad perdió cuatro kilos y masa muscular-, el británico a esa altura de la temporada ya se había asegurado el séptimo título de la F.1 y la renovación del contrato con Mercedes era la comidilla del paddock. El nuevo vínculo no fue anunciado, pero desde el equipo dieron firmes pasos para asegurarse la continuidad del mejor piloto de la actualidad, quien celebró en seis de los últimos siete años.

Hamilton planteó un contrato de 70 millones de euros por año y hacía esa cifra apuntaron en Mercedes, que en 2020 acompañó el activismo de su piloto estrella con el cambio de color de los autos, lo que se mantendrá en 2021. La renovación de Toto Wolff como CEO de Mercedes AMG F1 es una señal hacia el británico: el austríaco pasó a tener el 33% de las acciones, el mismo porcentaje que Daimler y Jim Ratcliffe, el hombre más rico de Gran Bretaña y presidente de Ineos, patrocinador del equipo desde 2020. En el nuevo reparto se incluyó el 10% de las acciones que eran de Niki Lauda, que murió el 20 de mayo del año pasado.

Daimler, con matriz en Stuttgart y que planificaba despidos de un 20% de su plantel a causa de la recesión económica -los sindicatos alemanes frenaron las medidas hasta octubre de 2021-, solo pagará el porcentual correspondiente -33%- del nuevo acuerdo: de desembolsar 56 millones de euros, como hasta ahora, reducirá el monto a ? 23.000.000.

Los movimientos son observados con satisfacción por Hamilton, que cuando se especuló con las cifras y el momento de negociar, sentenció: "Cuando se piensa en tantas personas en el mundo que perdieron sus empleos para sentarse a negociar un gran contrato, honestamente no parece ser lo más importante que necesitó en este momento". La aparición del magnate británico Ratcliffe y la política de inversiones para el desarrollo de autos híbridos y eléctricos son señuelos que marchan con el pensamiento de Hamilton, el piloto que se involucra en el plano deportivo y también desanda batallas fuera de las pistas.