Por el bien del fútbol, que nadie junte a Messi con Ronaldo

Adrían Lez
·2 min de lectura

Con la posible salida de Messi del FC Barcelona en el verano de 2021, son muchos los clubes que ven la posibilidad de firmar al argentino. Entre estos está la Juventus. En el equipo de Turín está Cristiano, el que compite cada año con Leo por ser el mejor, su rival. El equipo de Sarri quiere al argentino, ¿y quién no? pero sería el mayor error que se ha cometido desde que el fútbol se inventó. Mucho gallo para tan poco corral. Si quieren ser los mejores lo tienen que demostrar por separado, no retro-alimentarse en el mismo club.


La Liga 2017-18 - Real Madrid vs FC Barcelona
La Liga 2017-18 - Real Madrid vs FC Barcelona

El uno vive por el otro, La motivación del 10 es ser mejor que el 7, y la del 7 es superar al 10 en todo. Compiten, porque es sano y necesario. Luchan porque se les ha quedado pequeña su liga, que hasta hace no mucho era la misma. Si el FC Barcelona es campeón lo es por Lionel y si lo es la Juve, o el Real Madrid en su momento, lo es por Cristiano. Ambos hacen mejores al otro, a los suyos y al fútbol. Si coinciden, que Dios no lo quiera, ¿quién habrá hecho campeón a quién? ¿se harán mejor el uno al otro marcando en el mismo equipo? ¿se buscarán para marcar? son egoístas porque tienen que serlo. El egoísmo les ha llevado, a ellos y los que defienden, a ganarlo todo. Por ello, Messi no buscaría a Ronaldo para darle el gol, igual que el portugués no le cedería una falta al argentino. Trabajan para ellos porque así hacen mejor a los otros. El bien del 7 o el del 10 es el del equipo, es así y no hay más opciones posibles. No puedes juntar a los dos que mandan porque entonces ninguno aceptaría un mandato superior al suyo. Tienen que competir como lo hacían en España y como lo hacen ahora. No pueden juntarles, "no eres tú, soy yo", "lo hago porque te quiero y creo que es lo mejor para ti"... la frase que sea, pero se tienen que dar calabazas. Juntarles es morir.


El fútbol es pasión. La que generan los dos mejores del mundo. El coraje de competir por ser el mejor, por ganar al otro, por pisarse, claro. Seamos sinceros, Cristiano y Leo quieren el mal del otro si hablamos de fútbol. Cada derrota del uno alegra al otro. Son los mejores y quieren serlo siempre. El trono de este deporte les pertenece y quieren hacer de ello su asiento en el que mandar. No puede haber dos jefes, solo uno.