Fabián Picardo, el socialista gibraltareño que ha mediado en el acuerdo entre Reino Unido y España

Javier Taeño
·4 min de lectura

Después de muchos meses de incertidumbre sobre el futuro de Gibraltar una vez consumado el Brexit, finalmente llegó el acuerdo en el último momento. El 31 de diciembre de 2020, a unas horas de que se consumara el divorcio, Reino Unido y España consiguieron evitar que el territorio gibraltareño se convirtiera en frontera exterior de la UE.

Así, el Peñón se va a unir al espacio Schengen y va a desaparecer la verja, que durante 13 años dividió a los habitantes de uno y otro lado. Será en el puerto y en el aeropuerto donde se sitúe la frontera de la colonia, permitiendo la libre circulación de los habitantes de la Línea y demás municipios gaditanos por el territorio.

El ministro principal de Gibraltar, Fabián Picardo. (Photo by JORGE GUERRERO/AFP via Getty Images)
El ministro principal de Gibraltar, Fabián Picardo. (Photo by JORGE GUERRERO/AFP via Getty Images)

Este acuerdo evitará el aislamiento de Gibraltar que cabe recordar que en el referéndum del Brexit votó mayoritariamente por la permanencia en la Unión Europea. Durante las negociaciones ha habido un nombre que ha brillado con luz propia y que ha ayudado a posibilitar una salida beneficiosa para todas las partes: el ministro principal de Gibraltar Fabián Picardo.

Nacido hace 48 años en el Peñón, proviene de una familia de clase trabajadora, lo que ha hecho que a pesar de tener una importante formación académica, nunca deje de lado sus raíces y la lucha por los derechos laborales. Una de sus abuelas fue una exiliada republicana que llegó a Gibraltar tras la Guerra Civil y que se casó con un gibraltareño, por lo que los lazos de Picardo con el Campo de Gibraltar siempre han sido fuertes.

Tras formarse en el Peñón, hizo sus estudios superiores en Inglaterra gracias al programa de becas de estudios y manutención del Reino Unido para los habitantes de la Roca. En 1993 se licenció en Derecho en el Oriel College de la prestigiosa Universidad de Oxford. Un periodo en el que compartió tiempo y espacio con compañeros irlandeses, escoceses e ingleses en el que se dio cuenta de sus diferencias pese a ser tan británico como ellos.

Pronto destacó por su rápida oratoria y por su capacidad de liderazgo, siendo su carrera profesional meteórica. Su vuelta a Gibraltar fue para trabajar en uno de los despachos más reputados, el bufete de Joshua Hassan. Inicialmente se encargó de cuestiones relacionadas con los Derechos Humanos y después como se convirtió en abogado comercial.

Con una clara vocación pública y con el convencimiento de que Gibraltar debe seguir avanzando en su autonomía (nunca ha descartado una eventual independencia de Reino Unido), era cuestión de tiempo que Picardo aterrizara en la política.

Picardo durante un mitin (TOLGA AKMEN/AFP via Getty Images)
Picardo durante un mitin. (TOLGA AKMEN/AFP via Getty Images)

Dentro del Partido Socialista Laborista de Gibraltar, una formación similar a los laboristas británicos, pero con un carácter social muy marcado por el sindicalismo, fue ascendiendo peldaños. De ser un diputado raso en 2007 a convertirse en 2011 en el ministro principal, el cargo más importante en la Roca.

Su victoria ha sido revalidada en 2015 y 2019 y el gibraltareño ya se ha convertido en uno de los grandes representantes de la política del lugar, gracias a su don de gentes y a sus profundos conocimientos como jurista. Precisamente en los últimos comicios en los que se presentó prometió que Gibraltar afrontaría una salida segura de la Unión independientemente de que hubiera acuerdo o no.

En este último año, Picardo ha intensificado los contactos con España y Reino Unido y ha actuado en muchas ocasiones como un hábil mediador que era muy consciente de la necesidad de una solución beneficiosa para todas las partes. Su capacidad de colaboración ha sido clave para que las negociaciones llegaran a buen puerto y el Brexit no supusiera un recordatorio de esos 13 años de aislamiento que vivió el Peñón después de que Franco cerrara la verja en 1969.

La mejor prueba de su papel en el acuerdo es que fue él mismo el que llamó al alcalde de La Línea de la Concepción para comunicarle que se había producido un pacto que no cortaría las comunicaciones entre ambos territorios.

Su popularidad en Gibraltar está fuera de toda duda, pero parece que su tiempo al frente del Peñón va tocando a su fin. En 2019 ya anunció que sería su último mandato. Está por ver si en estos tres años que le quedan cambia de opinión o si apuesta por la retirada tras más de una década guiando el destino gibraltareño.

EN VÍDEO I El otro Brexit, un ratón ordenado

Más historias que te pueden interesar: