Falcioni es sinónimo de efectividad: los líricos del fútbol quedaron en ridículo otra vez

Franco Formoso
·2 min de lectura

Con un arranque prometedor en la Copa de la Liga Profesional, el Independiente de Julio César Falcioni es cosa seria. Goles, defensa sólida, un arquero de calidad y un entrenador que es experto en sacar resultados.

Cuando Independiente anunció la llegada de Julio César Falcioni me cansé de leer comentarios que criticaban la decisión de la dirigencia. Es cierto que el Emperador no tuvo un gran paso por el club allá por 2005/2006, ¿pero ya se olvidaron de todo lo bueno que hizo después? Dio la talla en un equipo como Boca, donde salió campeón del torneo local invicto (Apertura 2011) y después estuvo a un paso de ganar la Copa Libertadores 2012 (llegó a la final y cayó con Corinthians).

Eso que no cuento la Copa Argentina, donde también festejó. Ahora bien, ¿tampoco se acuerdan lo que hizo en Banfield? Campañas memorables y el campeonato del Apertura 2009 imborrable. Es cierto que no tiene una forma de hacer jugar a sus equipos muy vistosa. Pero es efectivo. Y con lo mal que venía Independiente, ¿en serio les daba el tupé a los líricos para cuestionar su arribo?

Con el paso de los partidos se fue consolidando un planteo que ahora lo tiene como puntero de su zona. Perdió el primero, lo insultaron en todos los idiomas y ahora no para de ganar. ¡Hasta goleó en el último encuentro 6 a 0! Todo se trata de procesos, que en un equipo importante como Independiente se aceleran un poco más. Pero JC estuvo a la altura, y lo está.

Ha vuelto del retiro, porque en Banfield prácticamente fue relegado a ser el manager del Taladro. Fue una gran apuesta de la dirigencia de Independiente, que confió en su trabajo. Vio algo que los hinchas no: efectividad en vez de versos y sarasas de cómo jugar bien al fútbol. Falcioni te da puntos, esos que se necesitan para campeonar. Victorias que te dan confianza. Sigan hablando, que este técnico sigue trabajando.