El femenino del Barcelona cierra el círculo

Goal.com
La sección femenina del fútbol azulgrana afronta hoy su primera final de la Champions League tras una década meteórica.

El femenino del Barcelona cierra el círculo

La sección femenina del fútbol azulgrana afronta hoy su primera final de la Champions League tras una década meteórica.


EDITORIAL

Le ha costado al Barcelona asentar a su primer equipo femenino en la revolución que este deporte ha vivido los últimos años y a pesar de que -aunque algunos van incluso más tarde- cuando lo hizo fue para ver a las futbolistas azulgrana sentadas en los coches de primera clase, tal y como se le exije a todas las secciones y a todos los equipos que lucen los colores del club catalán. Y a pesar de que ha sido difícil dar con la tecla las barcelonistas están listas para tocar el cielo en caso de que esta tarde se impongan al Olympique Lyonnais, el más poderoso de los clubes europeos, no en vano han levantado cinco Champions League, más que nadie.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

"La presión es toda para ellas" señala Jordi Mestre, vicepresidente deportivo del club azulgrana y uno de los grandes responsables de la explosión de la sección de fútbol femenino desde que asumiera el cargo en 2010, en una entrevista a Goal. Entonces encontró un equipo con una clara convicción de crecimiento pero completamente desnortado. Poco antes había intentado aplicar, bajo la presidencia de Joan Lapota, una suerte de modelo de inspiración galáctica, combinando el famoso "Zidanes y Pavones" pero a la catalana y en femenino. No obstante, la presencia de internacionales como la mexicana Maribel Domínguez y la española María Luisa Coimbra no brindó los resultados esperados y en 2007 el club hasta planteó la desaparición de la sección.

No lo hizo y eligió a Xavi Llorens, antiguo entrenador de Leo Messi en la Masía, para reflotar al equipo. En un año lo devolvió a la élite y a partir de entonces las barcelonistas se acostumbraron a ocupar las primeras posiciones de la Liga. En 2010 la victoria de Sandro Rosell en las elecciones presidenciales supuso un nuevo empujón a la sección, que ganaría su primera Liga en la 2011-2012, sería la primera de las cuatro ligas consecutivas, bien acompañadas por dos Copas de la Reina, que lograría el Barcelona femenino en su resurgir. El despegue definitivo llegaría a partir de 2015 tras la victoria de Josep Maria Bartomeu como presidente, que hasta entonces había ocupado la silla de forma interina tras la dimisión de Rosell.

Fue entones cuando el club profesionalizó la sección y la fortaleció con brindándole su propio espacio en la ciudad deportiva, además de importantes mejoras en las instalaciones específicas. A las futbolistas locales de renombre internacional que había incorporado el club hasta entonces, desde Alexia Putellas y Marta Torrejón, se unieron algunas de las mejores jugadoras del panorama europeo, como Toni Duggan o la mismísima Lieke Martens, que llegó hace dos temporadas con el Balón de Oro bajo el brazo. Esta nueva etapa se saldó con la quinta Copa de la Reina consecutiva pero pasando de los cuartos de final de la Champions League era el próximo objetivo.

Y a pesar de que el campeonato se resiste desde entonces el equipo ha seguido creciendo en Europa y donde la temporada pasada logró espantar fantasmas superando los cuartos de final para caer en las semifinales esta vez ha alcanzado una final en la que las barcelonistas llegan sin nada que perder porque las favoritas son las francesas, campeonas de las tres últimas ediciones de forma consecutiva. Estar ya es un éxito. Porque, gane o pierda, el Barcelona femenino ya no se va a mover de ahí arriba.

Otras historias