"Ferenc Puskás era excepcional"




El exjugador José Emilio Santamaría confesaba hace un tiempo a Goal cómo era el ariete húngaro. "Como rival, Puskas ha sido un jugador excepcional en todos los sentidos. Con un pie pequeño pero un toque de balón impresionante. Tenía una gran colocación en el terreno de juego. Era el ordenador del juego de su equipo", afirmó.

Tanto Santamaría como Puskás recalaron en el Real Madrid en la década de los 50, en la época en la que el equipo blanco dominaba el viejo continente. Santamaría vivió cuatro de aquellas Copas de Europa y Puskás tres (1959, 1960 y 1966). 

Si algo caracterizaba al húngaro era su potente disparo a portería contraria. No en vano, anotó cuatro goles en una de las finales de Copa de Europa, en la recordada cita ante el Eintracht Frankfurt. Santamaría nos define el disparo del magiar. Un chut que conocía perfectamente: "Puskás enganchaba con el empeine el balón y era demoledor. No diría que perfecto, pero casi perfecto en el remate", recordaba.

El astro magiar todavía conserva un registro que nadie ha alcanzado en Europa, el del internacional con más goles en su Selección. Las 84 dianas del húngaro le sitúan todavía como el segundo máximo anotador de todos los tiempos y el primero en el viejo continente. Un registro que revela la importancia de este futbolista excepcional e irrepetible.

Más cosas para leer

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines