La clasificación de Imola demuestra que Alonso y Sainz necesitan tiempo con su nuevo equipo

Oriol Muñoz
·3 min de lectura
IMOLA, ITALY - APRIL 17: Carlos Sainz of Ferrari and Spain  qualifying ahead of the F1 Grand Prix of Emilia Romagna at Autodromo Enzo e Dino Ferrari on April 17, 2021 in Imola, Italy. (Photo by Peter Fox/Getty Images)
Sainz se ha quedado a las puertas de la Q3 mientras que Leclerc ha pasado con un cómodo margen de tres décimas (Foto:Getty Images)

Después de una primera clasificación increíblemente satisfactoria para Alonso y Sainz en Baréin, esta segunda ‘quali’ en el circuito de Imola no ha sido para nada similar. Tanto el asturiano como el madrileño se han quedado fuera de los diez más rápidos mientras que sus compañeros de equipo han pasado a la Q3.

Empecemos analizando la sesión de clasificación de Fernando Alonso. Ya en la Q1 ha pasado con el agua al cuello en el último intento. A pesar de que en los últimos libres la cosa pintaba mucho mejor con los dos Alpine entre los diez más veloces a la hora de apretar la décima ha faltado esa velocidad. En el primer corte Ocon ha sido cuatro décimas más veloz que el español. En el segundo corte Alonso estaba detrás de Russell a pesar de que el Williams haya marcado el tiempo con medios en el primer stint. Muy mal presagio de lo que iba a ocurrir.

El último intento no ha sido espectacular mientras que el francés ha firmado una de sus mejores vueltas del fin de semana. La diferencia ha sido de cuatro décimas, mucha distancia para un aniquilador como es Alonso en clasificación. Hay que recordar que el bicampeón sumaba más de 20 clasificaciones consecutivas superando a su compañero. Una auténtica barbaridad. “El coche funcionaba y no he tenido grandes problemas, pero lógicamente la velocidad no estaba ahí”, admitía Fernando, que ha finalizado 15º.

Alpine's mechanics work on the car of Alpine's Spanish driver Fernando Alonso in the pit lane during a practice session at the Autodromo Internazionale Enzo e Dino Ferrari race track in Imola, Italy, on April 17, 2021, on the eve of the Formula One Emilia Romagna Grand Prix. (Photo by MIGUEL MEDINA / AFP) (Photo by MIGUEL MEDINA/AFP via Getty Images)
Alonso ha sufrido mucho en la clasificación de Imola pasando incluso in extremis a Q2. Photo by MIGUEL MEDINA/AFP via Getty Images)

“No he conseguido poner todas las vueltas iguales y me he dejado 2-3 décimas por el camino. Me ha faltado consistencia”. Esto es lo que decía por su lado Carlos Sainz. El resultado del madrileño ha sido un poco más sorprendente ya que durante todos los libres había estado muy cerca de Leclerc, incluso llegando a ser más rápido. No obstante, en esta clasificación, a la hora de la verdad, el monegasco sabe exprimir el SF-1000 como nadie y ha finalizado cuarto, otra hazaña. Sainz no ha podido estar a la altura y en la Q2 se ha quedado a las puertas de estar entre los diez primeros. 61 milésimas lo han impedido concretamente. El coche estaba para ser más veloz ya que Charles ha pasado con tres décimas de margen. Ha faltado cuadrar la vuelta perfecta.

Con Tsunoda fuera de combate, todo parecía indicar que ambos representantes españoles tendrían más posibilidades ya que el AlphaTauri era claramente un coche para estar entre los diez más rápidos. Al final el prematuro adiós del japonés no ha servido pero hay que ser conscientes de que es normal que tanto Leclerc como Ocon sean más rápidos que Sainz y Alonso. Ambos acaban de aterrizar a un nuevo equipo, se necesita tiempo de adaptación. Una adaptación que sus compañeros han completado en sus temporadas anteriores.

En el caso de Fernando es indiscutible teniendo en cuenta que ha estado dos años alejado del Gran Circo y volver a coger este ritmo competitivo no es para nada sencillo. Por su lado, Sainz aterriza en el equipo más laureado de la historia en un momento muy complicado de reconstrucción. Por lo tanto, pasar de un equipo como McLaren, donde cada vez las sensaciones son más positivas con el paso de las carreras y llegar a Ferrari, que acaba de firmar una de sus peores temporadas de la historia, tampoco es fácil. A ambos les toca remar en un ambiente ya estructurado, ambos necesitan su rodaje para estar a su mejor nivel. No ha pasado nada que no nos podíamos esperar en tan solo dos carreras con sus nuevos colores, lo que fue realmente sorprendente fue la primera clasificación en Sakhir.

Otras historias que te pueden interesar: