Ferrari defiende la estrategia llevada con Sainz

·3 min de lectura
Photo credit: ERIC GAILLARD - Getty Images
Photo credit: ERIC GAILLARD - Getty Images

Con la sanción impuesta a Carlos Sainz por cambiar la unida de potencia y saliendo desde el fondo de la parrilla, Ferrari optó por la clásica opción de jugar a contracorriente y partir a carrera con el neumático duro, tratar de adelantar a quién se pueda en las primeras vueltas y más tarde aprovechar las paradas del resto para encontrarse pista libre y poder marcar un ritmo teóricamente superior que le facilitase una remontada.

Estrategia interrumpida por el accidente de Leclerc

La carrera iba tal y como se esperaba, con Sainz remontando poco a poco e incluso superando los trenes marcados por el DRS, hasta que llegó la vuelta 17 y el accidente de Charles Leclerc, que forzó la salida del coche de seguridad. Con un pit lane tan largo, de 28 segundos, realizar la parada bajo coche de seguridad es muy ventajoso, pero en una cita a 53 vueltas, condenaba la estrategia de Sainz.

Aún así Ferrari paró y montó goma media. Parecía buen negocio pues aunque era improbable que Carlos pudiera llegar al final, también lo era que el resto terminase la carrera con ese juego de duras. Con mejor neumático en la resalida Sainz pudo jugar con el resto de los favoritos, alcanzando a sus rivales directos en esta cita, los Mercedes y los Red Bull. O mejor dicho, Russell y Pérez.

Con el piloto dando caza a los anteriormente mencionados, comenzaron las dudas de qué hacer. No solo era ganar la posición en pista, para que esto valiera para algo, el piloto debía sacar al menos cinco segundos de diferencia, fruto de una sanción por reincorporarse de forma peligrosa tras su cambio de neumáticos. Ferrari empezó en ese momento a discutir la estrategia con Sainz, si intentar ir hasta el final, o hacer una parada e ir sobre seguro, conservando la quinta posición.

El piloto respondió que decidieran lo que decidieran, estaba bien. Entonces adelantó a Russell, incrementando más si cabe las dudas en el muro de estrategia. Las dudas se acabaron cuando Sainz mandó el mensaje de que no podía adelantar a Pérez, momento en el que Ferrari toma la decisión de cambiar ese juego de gomas medias con ampollas en las delanteras que amenazaba con dar un gran susto. Pero justo cuando dieron la orden de parar, Sainz se emparejó con Pérez y le adelantó.

Ahí Ferrari podría haber cambiado de opinión y dejar que Sainz tratase de llegar al final y por ritmo sacar esos cinco segundos, aún a costa de llevar los neumáticos hasta las 35 vueltas, más allá de donde se habían probado. Pero con un cero en el coche de Leclerc, decidieron ir a lo seguro y parar en la vuelta 42. Esta parada condenaba a Sainz a estar en tierra de nadie. Fue entonces cuando el piloto dijo que quizás no había sido lo correcto. Por el camino, un punto extra por vuelta rápida y un quinto puesto que sabe a poco.

En Ferrari, sin embargo, están seguros de la estrategia adoptada con Sainz, defendiendo sus decisiones. “Creo que hicimos lo adecuado. Carlos no tenía toda la información, así que es difícil juzgar. No hay dudas de que tomamos la decisión correcta.”, sentenció Binotto.

“Intentamos extender su relevo todo lo posible, pero nuestra información decía que no había suficiente goma en los neumáticos para llegar a final de carrera. Dejarle fuera habría sido un riesgo en términos de seguridad y fiabilidad, por lo que tuvimos que parar. Era lo correcto.”, añadió el de Ferrari.

Gasly sí lo logró

Si hubiera llegado o no quedará como incógnita, pues solo un piloto tuvo una estrategia similar, Gasly, que sí llegó al final con la goma media pero con un ritmo muy pobre, en duodécima posición.