Ferrari, a intentar frenar a Verstappen y a 'Checo' en Montreal

  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
·6 min de lectura
En este artículo:
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.

Madrid, 16 jun (EFE).- Ferrari, la escudería más laureada de la historia de la Fórmula Uno, intentará frenar el avance del neerlandés Max Verstappen, líder del Mundial, y de su compañero el mexicano Sergio Pérez -junto al que encabeza también, para Red Bull, el campeonato de constructores-, en el Gran Premio de Canadá, el noveno del año, que se disputa este fin de semana en el circuito Gilles Villeneuve de Montreal.

El pasado domingo Verstappen lideró, al firmar su quinta victoria de la temporada, el tercer 'doblete' del curso para Red Bull en Azerbaiyán, donde 'Checo' -que venía de ganar en Mónaco- logró su vigésimo podio en la F1 y ascendió al segundo puesto del Mundial.

Fue una jornada nefasta para Ferrari, con las retiradas de Carlos Sainz -por un problema hidráulico- y del monegasco Charles Leclerc, que había salido desde la 'pole' y lideraba -antes de sufrir una avería en el motor- una carrera que el otro español, el doble campeón asturiano Fernando Alonso (Alpine), concluyó en una meritoria séptima plaza.

El 'doblete' de Red Bull, acompañado del 'doble cero' de la 'Scuderia' en Baku, implicó que tanto el joven astro neerlandés, de 24 años, como la escudería austriaca, afianzasen sus lideratos en el Mundial de pilotos y de constructores, respectivamente.

Verstappen lidera ahora con 150 puntos, 21 más que 'Checo' y con 34 sobre Leclerc, que abandonó, por tercera vez esta temporada, una prueba que comandaba. Y Red Bull, con 279, amplió a 80 unidades la ventaja que le lleva a Ferrari en la general por equipos, en la que -a 118 de los toros rojos- es tercera Mercedes.

La escudería alemana, muy alejada de la dictatorial potencia deportiva que ganó de forma seguida los últimos ocho títulos de constructores, aprovechó, no obstante, la retirada de los dos coches de la escudería de Maranello para anotarse un podio, con el inglés George Russell; y el cuarto puesto, con su nuevo compañero y compatriota el séptuple campeón mundial Lewis Hamilton. Al que el anterior está superando en pista; y que se bajó del coche quejándose de fuertes dolores de espalda derivados del 'porpoising', nuevo anglicismo de moda que refiere a los excesivos botes que dan los coches cuando alcanzan grandes velocidades.

Tras firmar su tercer podio de la temporada en Bakú, Russell certificó su cuarta plaza en la general, con 99 puntos, 16 más que Sainz -que sigue quinto- y con 27 de ventaja sobre Hamilton, sexto en el campeonato.

"Tuve un problema hidraúlico en la vuelta 9 y ahí se acabo la carrera. Es una faena para todo el equipo, también por lo que le pasó a Charles (Leclerc), pero esto es así. Esto es Fórmula Uno. Y siempre va a haber días difíciles y días mejores", comentó, tras la carrera de Baku, Sainz; que venía de repetir en Mónaco el segundo puesto del año pasado, firmando su décimo podio en F1 (el cuarto del año y el octavo con Ferrari).

Pero si no desea que el Mundial se le empiece a poner cuesta arriba, Ferrari debería evitar otro éxito de Red Bull en el circuito Gilles Villeneuve, que lleva el nombre del padre de Jacques -campeón del mundo en 1997-: uno de los más espectaculares pilotos de toda la historia de la F1, accidentado mortalmente en el Gran Premio de Bélgica de 1982, en Zolder.

Construida dentro de la isla artificial de Notre-Dame, que baña el río San Lorenzo -y que en los Juegos Olímpicos de Montreal'76 albergó, entre otras, las pruebas de piragüismo- la bella pista canadiense tiene una longitud de 4.361 metros y 14 curvas; seis de ellas a la izquierda.

Tras dos años ausente del Mundial -a causa de la pandemia-, Montreal albergará la quincuagésima séptima edición de un Gran Premio que nadie ha ganado más veces (7) que el alemán Michael Schumacher y que Hamilton: que igualó hace dos años el récord histórico de títulos mundiales del anterior, convaleciente aún del grave accidente de esquí que sufrió a finales de 2013 en Meribel, en los Alpes franceses.

Alonso festejó en Montreal una de sus 32 victorias en F1 -las 32 que cuenta España a lo largo de toda su historia en la categoría reina- en 2006: el año que revalidó su título, con Renault. Tras un inicio de temporada plagado de infortunios, Fernando salió relativamente contento de Baku, después de puntuar por tercera vez en las tres últimas carreras. Lejos aún de los puestos que merece ocupar, Alonso ocupa la undécima plaza, con los mismos puntos (16) que el francés Pierre Gasly (Alpha Tauri), que, al acabar quinto en Azerbaiyán, avanzó al décimo puesto general.

"Aún necesitamos entender mejor el coche y por qué notamos diferencias desde el viernes hasta el domingo", opinó el genial piloto asturiano, de 41 años, que, tras pasar dos fuera de ella -en los que ganó, entre otros, el Mundial de Resistencia (WEC) y (dos veces) las 24 Horas de Le Mans (Francia), con Toyota- regresó la temporada pasada a la F1, en la que logró su podio número 98: al acabar tercero en el debutante Gran Premio de Qatar, en el circuito de Lusail.

"Nuestro coche es bastante bueno a la hora de gestionar los efectos de los botes que experimentan los coches de este año", apuntó, no obstante, Alonso, que ve "complicado que todos los equipos se pongan de acuerdo para que haya un cambio en este aspecto", en referencia al hasta ahora último motivo de controversia dentro de la F1.

El de Montreal es un circuito de condiciones similares a las de Bakú, en el que el objetivo será encontrar los reglajes correctos que permitan tener la menor resistencia en las largas rectas pero la mayor carga aerodinámica posible en las curvas lentas.

Las parecidas condiciones al de Azerbaiyán -donde nadie iguala los cuatro podios de 'Checo'- hacen ser optimistas a los dos pilotos de Red Bull. "Sería genial salir de Canadá con el mismo resultado que en Bakú", señaló Verstappen. "Es sensacional liderar ambos campeonatos, pero aún queda un largo camino por delante y tenemos que seguir apretando como equipo", advirtió, no obstante, el líder del Mundial.

Los entrenamientos libres arrancan este viernes y, siempre que sea en seco, en Montreal se rodará con neumáticos de la gama de compuestos más blanda, la usada en las últimas dos pruebas, en Mónaco y Azerbaiyán: los C3 -duros, reconocibles por la raya blanca- C4 -medios, raya amarilla- y C5 -blandos, roja-.

"Vamos a Canadá en un sensacional momento para el equipo. Haber logrado la máxima puntuación posible en Bakú fue un resultado brillante, que nos mantiene en la lucha por ambos títulos", comentó 'Checo', nacido hace 32 años en Guadalajara (Jalisco) y que en el Gran Premio de Azerbaiyán del pasado domingo logró su vigésimo podio desde que corre en la F1.

Los entrenamientos libres para el noveno de los 22 Grandes Premios del campeonato (que en España se podrá ver en horario de tarde-noche) se completarán el sábado, horas antes de la calificación, que ordenará la formación de salida de la carrera del domingo. Prevista a 70 vueltas, para completar un recorrido de 305,2 kilómetros.

Adrian R. Huber

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente