Filme mexicano "Blanco de verano" muestra el doloroso paso a la adolescencia

·3 min de lectura

Ciudad de México, 14 nov (EFE).- El director mexicano Rodrigo Ruiz Patterson eligió el amor codependiente de una madre y su hijo para su primer filme de ficción "Blanco de verano".

"Algunas personas creen en el feng shui y el zodiaco, yo creo en el psicoanálisis", cuenta a Efe Patterson, quien junto al guionista, Raúl Quintanilla, se embarcó en una historia de personajes complejos a los que dejaron ser libres.

La idea principal de Rodrigo era escribir una historia autobiográfica, pero según relata pronto se dieron cuenta de que su vida "no era tan interesante" y Quintanilla y él decidieron ficcionar y poner al límite a sus personajes.

Rodrigo y Valeria son una familia completa que viven el amor de madre e hijo de forma casi idílica.

Los problemas tocan su puerta con la llegada de un tercero en discordia, Fernando, el nuevo novio de Valeria, que marcará por la fuerza la separación inevitable de Rodrigo con su madre.

"Tratamos de entenderlos en su complejidad sin juzgarlos, entenderlos como humanos, los pusimos en un conflicto y los escuchamos para ver qué dictaban sus acciones", recuerda el director.

Sophie Alexander-Katz es Valeria en la ficción, desde su punto de vista fue interesante darle vida a esa mujer que cuenta, tiene diversos matices y puntos para abordarla.

"Su hijo está pasando a la adolescencia, está despertando su virilidad y su sexualidad y sigue teniendo esa relación muy cercana codependiente con la madre, pero yo pienso que la que tiene grandes necesidades de amarrarse a esta relación es ella y su hijo responde sin soltarla", reflexiona la actriz.

Al ver a su personaje más cercano a la edad de Rodrigo que a la propia, Sophie se cuestiona, "¿hasta cuando dejas de adolecer?".

Por su parte, Adrián Ross, el protagonista del filme reveló la emoción que sintió al ser parte del filme que lo inició en el mundo del cine y la actuación.

"Yo pasé por la situación de que mi mamá conociera a su nueva pareja, y para mí lo profundo era el entendimiento de Rodrigo y su forma de acoplarse a una nueva familia", comenta.

El reto más grande lo vivió en la expresión corporal, su personaje no verbaliza sus emociones y nadie a su alrededor parece estar consternado porque no lo haga, esto lo llevó a hacer todo un trabajo actoral a través de la mirada y sus actitudes.

El reto también era interesante para el director, pues considera que en una sociedad que obliga a reprimir constantemente las emociones, era necesario encontrar cinematográficamente el universo interior de Rodrigo a partir de metáforas visuales.

"Es una película que habla del final de la infancia, el significado de la palabra precisamente es la imposibilidad de hablar y si vienen todas esas emociones complejas por primera vez en la vida y no tenemos voz, ¿de qué forma las comunicamos?", cuestiona Ruiz Patterson.

"Blanco de verano" tuvo un gran recorrido de festivales entre los que destacan el Festival de Sundance, el Festival Internacional de Cine de Morelia y el Festival de Málaga, donde recibió tres reconocimientos, entre ellos, al mejor largometraje iberoamericano.

Ahora, el filme tendrá su exhibición en cines nacionales a partir del 18 de noviembre.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente