Florentino Pérez puso un circo y le crecieron los enanos

Yahoo Deportes
Carlos Alvarez/Getty Images
Carlos Alvarez/Getty Images

El presidente del Real Madrid accedió a su puesto actual hace 18 años —aunque entremedio se ausentó casi cuatro años— con un golpe de efecto brutal. En una época en la que muchos de los mejores equipos del mundo pasaban penurias económicas tras la bonanza vivida entre 1995 y 1998, Florentino Pérez dio un gran pelotazo inmobiliario con la venta de los terrenos de la antigua Ciudad Deportiva, con la cual logró financiar el fichaje inicial de Luis Figo, y luego subsecuentemente los de Zidane, Ronaldo y Beckham.

Al presidente merengue se le tenía por un lince del mercado, el único capaz de llevarse siempre el gato al agua. La no tan leyenda urbana de que abordó a Zidane en una cena de la UEFA con un mensaje en una servilleta le convirtió poco más que en el Che Guevara de los despachos, un tipo perspicaz que era capaz de cualquier cosa con tal de conseguir su misión.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Claro, esas historias que cuentan ahora los aficionados entrados en años sobre el reluciente Real Madrid galáctico olvidan los casos de Gaizka Mendieta, Andriy Shevchenko, Pavel Nedved, Francesco Totti o Patrick Vieira, todos ellos jugadores del momento que Florentino Pérez intentó sin fortuna llegar a engatusar.

De un tiempo a esta parte, sin embargo, son más los nombres de jugadores que se le han escapado que los que ha conseguido atraer a sus proyectos. Claro, las cuatro Champions Leagues conseguidas en cinco años y los récords goleadores de Cristiano Ronaldo año tras año ocultaban muchas de estas penurias, pero desde que el portugués salió con rumbo a Turín, la situación ha dado un giro tremendo. Se ha quitado el tapón de la bañera, y ahora todo son problemas. El agua se escapa por el desagüe sin remedio.

Burak Akbulut/Anadolu Agency/Getty Images
Burak Akbulut/Anadolu Agency/Getty Images

Esta semana ha sido trending topic en España #FlorentinoDimisión. Obviamente esto quizás sea una pequeña muestra del total de la afición merengue, pero es significativo que tras gastar más de 300 millones de euros en fichajes este verano, a Florentino Pérez se le critique por su mala forma de manejar el club. Hasta el punto de que muchos piden su dimisión.

El que en su día fuera considerado el Rey Midas del fútbol hace tiempo que perdió su varita mágica. La afición está tremendamente crispada porque tras una pésima temporada esperaba una revolución en la plantilla, ese grupo de jugadores acomodados después de tocar el cielo con las manos en cinco años maravillosos, pero se ha encontrado con el único fichaje trascendental de Eden Hazard, seguido de fichajes de jugadores de acompañamiento que no han convencido a nadie.

Y es que Florentino Pérez ha acabado siendo víctima de su propio modelo.

Por un lado, la figura del presidente blanco en el año 2000 la ocupan ahora los jeques dueños de los conocidos como “clubes estado” (PSG o Manchester City), o los adinerados oligarcas rusos o empresarios asiáticos que han invertido en los grandes de Europa inflando el mercado a más no poder. Contra esos equipos y esos contratos, Florentino y su directiva no han tenido más remedio que acostumbrarse a sus migajas. Jugadores como Mbappé, De Bruyne o Sterling son inaccesibles para el Real Madrid, y cuando alguno como Neymar se pone a tiro es simplemente porque su club así lo ha decidido, no al revés.

Pero es que por otro, a base de acostumbrar al pueblo al caviar de la grandes figuras, los fichajes de jugadores de 50 o 60 milones de euros ya parecen medianías. La afición esperaba este verano a Paul Pogba, a Sadio Mané, a Matthijs De Ligt o al propio Kyllian Mbappé, y ahora se ve teniendo que aplaudir a Ferland Mendy, a Eder Militao, y tragarse las “vueltas” de Gareth Bale y James Rodríguez como incorporaciones.

Pedro Castillo/Real Madrid via Getty Images
Pedro Castillo/Real Madrid via Getty Images

Tal es la situación que ni siquiera una potencial llegada de Neymar dejaría a la afición contenta. Al contrario. El brasileño es una de las figuras que más polariza la opinión de la calle, pues aunque nadie duda que se trata de un gran jugador, se duda mucho del compromiso que tenga con su propia carrera —por no hablar de los continuos problemas físicos y legales con los que lleva batallando dos años.

Por eso Florentino no puede estar pasando por muy buen momento. El Real Madrid es el equipo de primera división que más dinero ha gastado este verano, sin embargo parece que la planifcación ha fallado. Ante el Valladolid, sin ir más lejos, jugó un once inicial con el que Zidane podría haber contado perfectamente en 2016.

A la espera de que se cierre el mercado de fichajes el próximo día tres, y de que se produzca el esperado debut en liga de Eden Hazard, la afición está que trina con un Florentino Pérez que en los últimos años está dando señales de que, quizás, su mejor momento en el fútbol profesional sea ya cosa del pasado.

También te puede interesar:

Vinicius pide una cesión a gritos

La alarmante falta de gol del Real Madrid sólo puede desembocar en Neymar

James Rodríguez demuestra que está para el Real Madrid


Otras historias