Ni una pandemia frena las obras del Santiago Bernabéu

Alfonso Duro
·4 min de lectura
MADRID, SPAIN - MARCH 30: The works at the Santiago Bernabéu stadium are stopped by the Coronavirus (COVID-19), due to an increase of confinement by the government on March 30, 2020 in Madrid, Spain. Spain ordered all non-essential workers to stay home for two weeks to help slow the Coronavirus (COVID-19) pandemic, which has killed more than 6,000 people in the country. (Photo by Carlos Alvarez/Getty Images)
Photo by Carlos Alvarez/Getty Images

Florentino Pérez ha tenido una obsesión desde que volvió a la presidencia del Real Madrid: cubrir el estadio merengue con un techo retractil que le convierta en la envidia de Europa.

La majestuosa obra volvió a ser presentada por el club y difundida por los medios en el día en que las obras se reanudaban, tras más de un mes de confinamiento forzoso en todo el país por culpa del coronavirus. El resultado final del Bernabéu del siglo XXI sin duda le pondrá a la vanguardia del fútbol europeo en los próximos años, pues más allá de la impresionante cubierta, el estadio tendrá un hotel, un centro comercial, restaurantes y todo tipo de comodidades para que los amantes del fútbol puedan disfrutar de la esencia madridista en cada visita.

Lo que chirría un poco es el timing de estas obras, sobre todo por la acentuada crisis que se vive en gran parte del planeta.

El Real Madrid ha destinado más de 700 millones de euros a este proyecto, que debería estar terminado en cinco años y amortizado en diez. El plan económico trazado por Florentino Pérez y su junta no debería dejar maltrecha la economía del club, pues en los últimos años los logros deportivos —y en consecuencia, económicos— han sido muchos y los gastos se han minimizado al máximo, dadas la calidad y juventud de la plantilla. Sin embargo, el repentino parón de las competiciones por culpa del Coronavirus quizás haya puesto en alerta a la entidad, pues el primer equipo ya ha tenido que rebajarse el sueldo ante el corte de ingresos generado por la suspensión de los partidos y todavía no se sabe cuando se retornará a la normalidad.

Quizás por eso Florentino Pérez ha decidido que las obras se reanuden lo antes posible. El primer día en que el gobierno ha levantado el veto a los trabajadores de la construcción, el trabajo en el vetusto Santiago Bernabéu ha vuelto a andar. El club no parece dispuesto a desviarse ni un ápice de la estrategia diseñada para llevar a cabo la renovación del estadio sin hacer un agujero en la economía del club, por más que eso parezca bastante arriesgado en estos momentos.

MADRID, SPAIN - FEBRUARY 18: President of Real Madrid Club Florentino Perez makes a speech during a presentation ceremony of Real Madrid's new signing 18-year-old Brazilian footballer Reinier Jesus Carvalho at Santiago Bernabeu Stadium in Madrid, Spain on February 18, 2020. (Photo by Burak Akbulut/Anadolu Agency via Getty Images)
Photo by Burak Akbulut/Anadolu Agency via Getty Images

Aunque es cierto que los números de casos de infectados por Coronavirus han bajado en los últimos días en España, éstos siendo dramáticos y las cifras van camino de convertir al país en uno de los peor parados por esta pandemia. Por eso, no se llega a entender del todo por qué una entidad como el Real Madrid no es más cuidadosa con los servicios que emplea en un momento tan crítico para la sociedad.

Cualquier tipo de demora en las obras, siempre y cuando no haya prohibiciones impuestas por el gobierno, puede acarrear altos costes económicos para el club merengue, eso es obvio, pero vista la situación del país —y del planeta en general— y la desprotección a la que harán frente los operarios que desde este martes vayan cada día a trabajar al Bernabéu, bien podría la junta haber decidido absorber parte de ese sobrecoste si con eso se consigue salvar por lo menos una vida.

Porque tal vez las obras se acaban llevando a cabo de la manera más higiénica posible y ninguno de los trabajadores que acudan a trabajar cada mañana al Bernabéu se ve afectado por el Coronavirus, pero las estadísticas están bastante en contra de esa idea, con lo que la repercusión en la imagen del club puede acabar costando mucho más de lo que podría haber generado cualquier retraso en la construcción.

Con la que está cayendo, no es de recibo que el Real Madrid no ponga su granito de arena para ayudar en esta situación. Aunque las obras se han reanudado con todas las de la ley y sin romper ninguna normativa del gobierno, bien habría hecho Florentino Pérez decidiendo mantener en cuarentena a todo lo que rodea al club hasta que la alarma sanitaria se estabilizara un poco más.

Más historias que te pueden interesar: