Florentino repite con Raúl el ‘milagro’ de Fernando Hierro

LA INTRAHISTORIA

“Para Raúl esta es su casa. ¿Cómo va a acabar aquí? No lo sé. Cuando esté con el club, él te dirá lo que va a hacer realmente. Pero Raúl puede acabar tranquilamente como entrenador. Como yo. Le gusta mucho el fútbol, es un enfermo de esto y puede acabar entrenando también”. El que habla es Zinedine Zidane en rueda de prensa este viernes. Y el Raúl que menciona no es otro que Raúl González Blanco, el mítico ‘7’ blanco, que cada vez está más cerca de regresar al Real Madrid siete años después de abandonar el vestuario madridista como jugador.   


Zidane conoce a Raúl de su etapa como jugadores en el Real Madrid de los Galácticos, y la empatía es total: “No dudo de su madridismo. Esta es la casa de Raúl. Es un jugador emblemático del Real Madrid. Me alegro si es verdad que vuelve, porque si puede hacer algo grande en este club, estaré encantado. No sé cuándo va a pasar, pero esta es su casa”.

Zidane además conoce a la perfección esta situación que se le presenta ahora a Raúl, y es que el galo ha pasado por muchos puestos y departamentos en el Real Madrid de la mano de Florentino Pérez toda vez que se retiró como futbolista, hasta asentarse en el banquillo como primer entrenador: embajador, consejero presidencial, enlace entre la plantilla y el cuerpo técnico, asistente en las categorías inferiores, asistente del primer entrenador, técnico del Castilla y, por fin, técnico del Real Madrid. Ahora, después de colgar las botas y de ejercer como Country Manager de La Liga en Estados Unidos, al mítico ‘7’ se le abre una posibilidad de regresar al Real Madrid en un plazo y un puesto indeterminado aún. Pero al fin y al cabo, como siempre deseó hacer desde el mismo día en que tuvo que cerrar su etapa como jugador en el Santiago Bernabéu. Una situación que recuerda inevitablemente a la de Zidane algunos años atrás. Pero también, a la de Fernando Hierro. Especialmente a la del ex defensa malagueño.

Y es que, durante muchos años, la sensación predominante era que la relación entre Florentino Pérez con Hierro o Raúl era fría tirando a mala. Todo fruto de la fricción cuando ambos jugaban todavía en el Real Madrid, eran capitanes, y Florentino vivía su primera etapa en el sillón presidencial. Especialmente de cuando Hierro salió del club blanco en 2003 junto a Vicente Del Bosque, ambos agotando su contrato sin renovación por parte de la Junta Directiva que presidía Florentino Pérez, y con una polémica celebración del título de Liga. Con la perspectiva del tiempo, hay consenso en que aquel pudo ser el inicio del final de los Galácticos, en lo que se entendió como una pugna de poder entre el vestuario y el palco. Raúl –que sucedió a Hierro como capitán- aguantó en el equipo durante toda esa gris etapa, eso sí, e incluso volvió a coincidir con Florentino Pérez en la temporada 2009-10, el primer año de su segundo mandato.

Senjakala Karier Ikon Sepakbola - Raul Gonzalez


Fue precisamente entonces, en su segunda etapa, cuando el hoy presidente blanco comenzó el proceso de rodearse de figuras del madridismo. Lo hizo con Zidane, sin ir más lejos. Pero también con Luis Figo, Ronaldo Nazario, Pedja Mijatovic, David Beckham, Roberto Carlos, Guti, Santiago Solari, Alvaro Benito, Fernando Morientes, e incluso con el propio Fernando Hierro. Con algunos de forma testimonial –participando de los actos con los veteranos, invitados a las finales de Champions, etcétera-, pero con otros de forma más íntima, más formal e incluso contractual. Como con el ex defensa malagueño, que llegó a trabajar en el club como asistente de Carlo Ancelotti en la campaña 2014-15. En un movimiento que hubiera parecido imposible diez años antes.

Pero, sottovoce, poco a poco se fueron limando las asperezas entre Florentino Pérez y Fernando Hierro. Cuando se retiró en mayo de 2005, recibió un homenaje en el Santiago Bernabéu en la previa de un derbi, por ejemplo. Y ya con las botas colgadas, mientras que el malagueño se iba formando como director deportivo de la Federación Española y como mánager general del Málaga, la relación se fue asentando lejos de los focos mediáticos. No fue hasta febrero de 2014 cuando ambos volvieron a dejarse ver juntos públicamente en el aniversario de una de las más añejas peñas madridistas (‘La Saeta’): “Mi relación con el club es fantástica. Tengo la sensación de que me dio todo”, dijo Hierro aquel día. Cuatro meses después, era confirmado como ayudante de Carlo Ancelotti.

Ahora parece el turno de Raúl González, quien nunca dejó una mala palabra de Florentino Pérez en público. Ni cuando éste finalizó su primera etapa en la presidencia, ni cuando el propio Raúl abandonó el club en 2010, pese a que la despedida fue ciertamente tibia, una mañana de julio sin casi público en el Santiago Bernabéu. Eso sí, en 2013, el Al Sadd fue el invitado al Trofeo Bernabéu para homenajear al mítico ‘7’ con todas las de la ley, jugando incluso medio partido con la camiseta blanca. Un gesto, entre otros, que sirvió para tender puentes y asentar las buenas relaciones que existen hoy en día, según pudo saber Goal.

“Me voy, pero ésta siempre será mi casa”, dijo Raúl en 2010. Lo ha mantenido en todo este tiempo. Y ahora, parece más cerca que nunca el momento en que las puertas se volverán a abrir coincidiendo con Florentino Pérez como presidente, aunque hace no tanto tiempo hubiera parecido inverosímil. Como sucediera con Hierro hace no mucho, por otra parte. Y de momento, Zidane ya le ha abierto al ‘7’ públicamente las puertas por las que un día hace no mucho él también entró.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines