Floyd Mayweather y la revancha contra Conor McGregor que peleará por puros millones

·3 min de lectura
Floyd Mayweather derrotó en 2017 al artemarcialista mixto Conor McGregor. (Mark J. Rebilas-USA TODAY Sports)
Floyd Mayweather derrotó en 2017 al artemarcialista mixto Conor McGregor. (Mark J. Rebilas-USA TODAY Sports)

El autoestima de Floyd Mayweather goza de la misma salud de siempre. A sus 45 años, el campeón mundial en cinco divisiones tiene el combustible necesario para colocarse en el centro del mundo y creer que todos le deben pleitesía. La futura revancha con Conor McGregor, superestrella de las artes marciales mixtas, representa la última coartada de Floyd para mantenerse en la lupa global. La ha confirmado para Daily Mail. Quiere que el combate se dé a lo grande.

Son 100 millones de dólares los que pide Money para que la pelea tenga carácter de oficial, según dijo a TMZ. El invicto de 50-0 no puede abaratarse aunque su poseedor lleve cinco años en el retiro y haya hecho cuestionables peleas de exhibición en tiempos recientes. Este fin de semana tiene otra más, contra el japonés Mikuru Asakura. Según contó a Daily Mail, aparecerá en noviembre de nuevo y para 2023 se volverá a medir con el irlandés.

El hijo pródigo de Michigan dijo a TMZ que la posible sede del evento será el Allegiant Stadium, en Las Vegas, recinto con capacidad para 65 mil espectadores. Aunque inicialmente había dicho que prefiere un combate de exhibición, pues no le gusta recibir daños, cambió de parecer y dijo que podría exponer su invicto a partir de los 100 millones de dólares, la cifra base para hacer negocios de alto vuelo con él.

Floyd requiere atención todo el tiempo. No se ha acostumbrado a la vida fuera del ring. Sus exhibiciones se han vuelto constantes, aunque haya caído en una irrelevancia indigna de su legado. El año pasado enfrentó al famoso youtuber Logan Paul, en una reyerta que provocó insomnio y abucheos.

Ahora quiere ponerle un poco de seriedad. La primera pelea entre él y The Notorius acaparó la atención mundial. Era un evento que reunía todos los condimentos para seducir al gran público. En la víspera se sabía que McGregor tenía mínimas opciones de vencer a Money. Pero no eso ahuyentó a nadie y, predeciblemente, los dos bravucones calentaron la pelea con una efectividad total: todos querían ser parte del show. Se puede decir, para lamento del purismo, que el deporte pasó a un segundo y hasta tercer plano. Ese es el gran reclamo del boxeo para Mayweather: hace cuanto quiere escudado en sus rentabilidades financiera y publicitaria.

Desde 2007 a 2007, Mayweather se convirtió en la figura del Pago por Evento. (GABRIEL BOUYS/AFP via Getty Images)
Desde 2007 a 2007, Mayweather se convirtió en la figura del Pago por Evento. (GABRIEL BOUYS/AFP via Getty Images)

Desde que peleó contra Óscar de la Hoya, en mayo de 2007, Mayweather se convirtió en la estrella del Pago por Ver. No soltó esa estafeta durante diez años. El gran juego del boxeo, en esa época, era ver quién le podía ganar. Y nadie pudo. Mucho menos un peleador de artes marciales mixtas que improvisó en el boxeo por diez rounds para ganar la mejor bolsa de su carrera (130 millones de dólares, contra los 280 que se llevó Floyd).

Floyd es más viejo que en 2017. Tiene 45 años y la edad siempre pesa —todavía más suponiendo que el combate sea oficial—. Pero no deja de ser boxeador. Se ha dedicado toda su vida a eso. La hipótesis no es muy difícil de formular: Mayweather puede volverle a ganar a McGregor sin demasiado esfuerzo. Lo hizo a sus 40 años, cuando en realidad ya estaba retirado. Lo puede hacer ahora. McGregor ha peleado cuatro veces en la UFC desde entonces y perdió tres de esos combates. Se alejó de la actividad luego de una fractura de tibia, ante Dustin Poirier, sufrida el año pasado.

Los reproches serán inevitables. Y tendrán razón quienes reclamen: ninguna leyenda del boxeo ha hecho tantos experimentos de mal gusto como Mayweather. Él puede argumentar que se ha ganado ese derecho. No es fácil debatírselo.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Los infalibles tips de Thalía para encontrar la paz mental y espiritual