Francia le devuelve la sonrisa a Griezmann

El delantero vuelve a brillar con Francia y hoy se reincorpora a un Barça donde debe resolver cómo explotar sus virtudes en una posición desconocida.
El delantero vuelve a brillar con Francia y hoy se reincorpora a un Barça donde debe resolver cómo explotar sus virtudes en una posición desconocida.


EDITORIAL

Antoine Griezmann se reincorpora hoy a los entrenamientos con el Barcelona tras volver a brillar con Francia, donde sigue demostrando que es un crack de talla mundial. En el Barcelona, donde todavía no se ha mostrado plenamente adaptado a una posición -la de extremo izquierdo- que no había pisado en su vida, no ha logrado exhibir de qué es capaz. Acumula ya cinco partidos sin ver puerta y los cuatro goles que ha marcado en azulgrana hasta la fecha suponen su peor arranque goleador de los últimos tres años. Sin embargo, todo cambia cuando viste la camiseta de la selección francesa.

Con los 'bleus' sigue siendo intocable en todos los aspectos. Además le sienta bien, no en vano viene de marcar y dar una asistencia frente a Albania, un resultado que permite a los galos seguir mandando en el Grupo H de la fase previa a la Eurocopa. Su situación contrasta con la compleja adaptación que está viviendo en el Barcelona, donde juega en una posición completamente nueva para él. De momento es generoso en el esfuerzo que supone presionar al rival pero cabe plantearse si un jugador que, según él mismo comentó, ya se ve en la misma mesa que Leo Messi, se conformará con ser su gregario en el campo.

Urge, pues, aprovechar mejor las cualidades que Griezmann demostró en el Atlético y la Real Sociedad y sigue demostrando con Francia. Los tres equipos tienen en común el haber visto a Griezmann por el centro o, a lo sumo, partiendo desde la derecha, zurdo como es. Es bien sabido que esa es la posición de Messi pero cabe plantearse cómo explotar al máximo las habilidades de un jugador al que, hasta la fecha, le aplauden la entrega y el pundonor a pesar de que siempre brilló por su elevada capacidad técnica, su visión de juego y su capacidad de remate. Es la única forma de que Griezmann sonría también en azulgrana.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Otras historias