La frialdad del estadio Rey Abdullah de Yeda

Se ha desplegado una pancarta con las caras del Rey Salmán bin Abdulaziz y de su hijo Mohammad bin Salmán bin Abdulaziz Al Saud en el descanso del partido correspondiente a la primera semifinal de la Supercopa de España que Valencia CF y Real Madrid disputan este miércoles en el estadio Rey Abdullah de la ciudad saudí de Yeda. EFE/Juanjo Martín
Se ha desplegado una pancarta con las caras del Rey Salmán bin Abdulaziz y de su hijo Mohammad bin Salmán bin Abdulaziz Al Saud en el descanso del partido correspondiente a la primera semifinal de la Supercopa de España que Valencia CF y Real Madrid disputan este miércoles en el estadio Rey Abdullah de la ciudad saudí de Yeda. EFE/Juanjo Martín

Yeda (Arabia Saudí), 8 ene (EFE).- Las gradas del estadio Rey Abdullah de Yeda, la ciudad que acoge la Supercopa de España, mostraron un aspecto desangelado, con solo más de la mitad del aforo cubierto, y lejos del calor esperado para un choque entre dos de los equipos con más reclamo del fútbol español.

Las predicciones de la Federación Española de Fútbol eran optimistas. Y según la organización sólo quedaban 10.000 entradas por vender. Sin embargo, la imagen al inicio del choque estaba al margen de tal previsión.

El estadio Rey Abdullah cuenta con un aforo de 62.000 asientos. Solo las partes laterales del recinto estaban más o menos poblados. Los fondos de detrás de cada portería contaban con muchas localidades desiertas.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

No compensó el frío ambiente el público presente, sólo animado por los ataques del Real Madrid. Parte de la grada de animación blanca habitual en el estadio Santiago Bernabeu agitó el espíritu de los aficionados con cánticos conocidos en el estadio blanco. Ubicados en uno de los fondos, como en Madrid, el grupo de seguidores ataviados de color blanco daba rienda suelta a su repertorio.

El resto, la mayoría, público local. Seguidores del fútbol que esperaban con expectación a los protagonistas de LaLiga. También mujeres, situadas en las gradas. Una situación hasta hace poco impensable que desde hace un año se deja notar. Junto a sus familiares, siempre acompañadas y ataviadas con la vestimenta tradicional.

El tirón que en Arabia Saudí tiene el Real Madrid no fue suficiente para invadir las gradas. Está previsto que la segunda semifinal, entre el Atlético Madrid y el Barcelona, tenga mayor color. Al menos se advirtió, días atrás, que no quedaban localidades.

El seguidor saudí se divide entre el fervor por el conjunto blanco y el azulgrana. Leo Messi ha multiplicado el gusto por el Barcelona, tiempo atrás en clara desventaja en cuanto a popularidad en Arabia respecto al Real Madrid. De hecho, ya había expectación en la sesión de entrenamiento, a puerta cerrada, en las instalaciones del Ittihad Club, uno de los clubes más populares del país.

Otras historias