Fustigan a Melania Trump por celebrar hoy el Juneteenth cuando antes postuló la mentira racista de que Obama no nació en EUU

Yahoo Noticias

Melania Trump, esposa del presidente estadounidense, decidió conmemorar la fecha conocida como Juneteenth, 19 de junio, en la que se celebra la abolición de la esclavitud en Estados Unidos al recordar el día en 1865, tras el fin de la Guerra Civil,  en  que se dio aviso oficial a los esclavos negros en Texas de que eran libres.

Melania Trump, esposa del presidente de EEUU Donald Trump. (AFP via Getty Images)
Melania Trump, esposa del presidente de EEUU Donald Trump. (AFP via Getty Images)

Melania optó por publicar un  video en redes sociales en el que leyó ‘All Different Now’, un texto escrito por Angela Johnson en el que se narra la historia del Junteenth desde la perspectiva de una niña.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

La selección de la pieza luce pertinente, pero Melania resultó severamente criticada por difundir ese video. En  parte por las curiosas peculiaridades de este y, sobre todo, porque celebrar el Juneteenth y su significado de libertad e igualdad choca con ciertos antecedentes punzantes de la hoy primera dama estadounidense.

La crítica más importante que arreció contra Melania es el agudo contraste entre su presente homenaje al Juneteenth –cuando en las calles de Estados Unidos resuena el clamor contra el racismo, la injusticia sistémica y la brutalidad policial que lacera a los afroamericanos y otras minorías– con su pasada defensa de la falsa y racista noción de que Barack Obama no nació en Estados Unidos.

Una idea que Donald Trump planteó con estruendo años atrás, durante el gobierno de Obama, y que fue en cierto grado el primer impulso de su posicionamiento político.  Melania, en esa época, se alineó con su marido en la propagación de esa provocadora y falsa teoría conspirativa.

Las redes sociales se expresaron en consecuencia de modo intenso, al señalar que tanto Trump como su esposa Melania difundieron una noción falsa y ofensiva, que además de atacar dolosamente a un individuo en específico también expresó un patente racismo que agravió a amplias capas de la sociedad estadounidense.

Algunos defendieron a Melania al señalar que los reproches a su video tienen sesgo político y se dieron tan rápido que muchos de los críticos ni siquiera lo vieron completo antes de señalar a la primera dama.

Y otros criticaron a Melania por cosas, digamos, más mundanas, como la producción del citado video en el que lee ‘All Different Now’.  Por ejemplo, el hecho de que se haya grabado en un plano abierto, que pone a la primera dama en una posición distante.

Y se objetó también que el lugar de la grabación haya sido en una habitación con dorado y opulento mobiliario y decorados, algo desconectado de la realidad  del estadounidense común.

Así, el colofón de la andanada en redes sociales sobre ese video  de Melania Trump es que más que mensajes rígidos y con matices de hipocresía, lo que se requiere de personalidades estadounidenses en altas posiciones es un compromiso activo contra el racismo y de solidaridad hacia quienes lo sufren, y una posición clara y continua a favor de  la justicia y la igualdad. Juzgue cada quién si en esa comunicación eso se cumple.

Otras historias