La Futbolteca de Goal: Brasil 70, la Mejor Selección de la Historia

Goal.com
Jose David Lopez banner
Jose David Lopez banner

En plena dictadura y bajo tutela de Médici, Brasil se preparó como nunca jamás ninguna selección lo hizo para una Copa del Mundo. El varapalo de ser eliminados en la primera fase de la cita de 1966, generó caos en el país, cuyos militares pretendían utilizar el fútbol como maniobra de ilusiones sociales y como mensaje de fuerza global. Por ello, militarizaron el staff de la Selección introduciendo preparadores físicos únicos que se habían curtido en la preparación militar y agentes dobles para sacar toda la información e increpar al seleccionador, el famoso y adorado João Saldanha (periodista que llegó al cargo por su inteligencia y dotes tácticas, pero que era comunista y el estado no deseaba que una imagen de Brasil triunfal fuera a cargo de un tipo contrario a sus ideas). Intimidado y encerrado, lo sacaron de su cargo pocos meses antes del Mundial 1970 y colocaron en su lugar a un hombre más pacificador y manejable para la dictadura como Zagallo. Seis meses antes, los jugadores se unieron en diversas concentraciones en lugares de altura con preparaciones a doble jornada con una carga física increíble. Dos meses antes, el equipo ya se estaba preparando en México para la cita con un ‘búnker’ del que todos salían rotos: “Era como una cárcel”, dijo Tostao.

Brasil 70 captura, sin editar
Brasil 70 captura, sin editar
Desplázate para ir al contenido
Anuncio

El mérito del ‘Lobo’ fue mantener la receta triunfal de Saldanha, que había logrado involucrar a todos sus genios juntos en un mismo once pero, además, mover cuestiones defensivas para liberarlos aun más en el esquema. De tal manera, Gérson, Jairzinho-Rivelino-Tostao y Pelé, los cinco genios que jugaban como ‘10’ en sus clubes, fueron capaces de actuar juntos, en unión y armonía, en un mismo esquema que permitió brillar a todos gracias a la clave de Clodoaldo, el mediocentro que contenía y equilibraba con sus esfuerzos semejante potencial ofensivo. Un equipo que se partía, que era frágil atrás, pero que era capaz de marcar los goles que hicieran falta. Se paseó en aquél Mundial hasta la Final ante Italia con shows, y acabaría por cerrarlo con autoridad y espectáculo único en la finalísima disputada ante 107.412 espectadores en el imponente Azteca.

Italia, que venía de una Semifinal durísima con prórroga ante Alemania, estaba agotada en el calor y pese a tener a genios de la época como Riva, Mazzola o Facchetti, fue incapaz de ofrecer competitividad más allá de 60 minutos de aguante defensivo. Pelé abrió el marcador con un cabezazo increíble en el segundo poste, armado de energía y potencia de salto e impacto hacia la red. Bonisegna, el delantero del Inter, aprovechó un error puntual defensivo y en cadena, para empatar. Sería un espejismo, puesto que la enorme calidad y el físico tan bien preparado para aquél torneo, hizo que Brasil arrollara. Un zurdazo de Gérson desde la frontal, un pase largo al área que Pelé regala a Jairzinho para que entre sin oposición hasta la portería y la jugada colectiva de todos los tiempos que, tras incontables pases, acabó por ejecutar de golpeo sorbio el ya fallecido Carlos Alberto, capitán de la Canarinha, cerraron la goleada.

Brasil 70 captura, sin editar
Brasil 70 captura, sin editar

Brasil lograba su Tri-Campeonato del Mundo, se quedaba la Copa Jules Rimet en propiedad y lograba etiquetarse para los anales como la Mejor Selección de todos los tiempos. Un equipo brillante, talentoso, diferencial y divertido, que además, ganó con sobriedad un Mundial único.

Alineaciones:

Brasil 70 captura, sin editar
Brasil 70 captura, sin editar

Brasil: Félix / Carlos Alberto-Brito-Piazza-Everaldo / Clodoaldo / Gérson-Jairzinho-Rivelino / Pelé y Tostao

Italia: Albertosi / Burnich-Rosato-Cera-Facchetti / Bertini-De Sisti – Domenghini / Mazzola-Bonisegna y Riva

Otras historias