El futuro de De Rossi en Boca: ¿hasta cuándo tiene contrato y qué hará luego de diciembre?

"Los sueños están para cumplirse"; dijo Daniele De Rossi en aquel video de presentación allá por principios de agosto. Lo que parecía un delirio se transformó en realidad y el italiano, campeón del mundo con la Azzurra en 2006 y que solo había jugado en Roma a lo largo de su carrera, cruzó el océano para ponerse la camiseta de Boca. Pero este primer semestre lo vio más afuera que adentro y la gran incógnita es qué será de su vida el año próximo.

EL MERCADO DE PASES DE BOCA PARA 2020

En principio, Il Romano tiene contrato en el Xeneize hasta junio de 2020, con la posibilidad de extenderlo hasta diciembre. Y su entorno ya asegura que el futbolista hará uso de esta opción y se quedará hasta diciembre. Su vínculo con los hinchas, con quienes siempre se mostró muy cercano, y la mejoría de su estado físico y futbolístico, ya lo ilusionan.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Desde su primera conferencia de prensa hubo algo que quedó en claro: el volante no vino a pasear ni a hacer la plancha. Es un jugador de altísimo nivel que quería cerrar su carrera de la mejor manera posible. Y este semestre, con varias lesiones que lo mantuvieron fuera de la canchas durante todo septiembre y octubre y lo hicieron perderse la semifinal de la Copa Libertadores frente a River, estuvo lejos de ser lo esperado. Pero De Rossi se recuperó, estuvo en el banco en tres de los cuatro partidos de noviembre y pudo cerrar el año futbolístico dentro de la cancha: el tano fue titular frente a Rosario Central en el último partido antes del receso.

En estos seis meses, debutó en La Bombonera, convirtió un gol, jugó en la altura de Quito en la Copa Libertadores y vivió su primer Superclásico, aunque en cancha de River. Y si bien la experiencia del fútbol argentino bien podría darse por cumplida, lo cierto es que apenas disputó seis partidos, en los cuales sumó apenas 336 minutos. Muy poco para un futbolista de su talla. Sin embargo, con 36 años y con la posibilidad de ponerse a tono físicamente con una pretemporada completa, la motivación de De Rossi para continuar está puesta en la posibilidad de levantar el campeonato local y, además, con tener revancha en la Copa Libertadores.

Además, la salida de Gustavo Alfaro, un DT que dejó en claro desde el día uno que no lo había pedido, podría ayudar a que tenga un poco más de rodaje en el arranque de 2020. Eso sí, el problema podría estar con la dirigencia: aunque Riquelme lo elogió, Ameal bajó los humos y dijo que revisarían su contrato y sus ganas de seguir. Él, mientras tanto, se entrena en Italia durante sus vacaciones y con la pilcha de Boca. Los motivos están servidos. Las ganas también. ¿Alcanzará?

Otras historias