Gabriele Gori, el coleccionista italiano de botas de oro

El jugador de Italia Gabriele Gori celebra un gol este sábado en un partido del grupo B de la Copa Mundial de Fútbol Playa entre Uruguay e Italia, en el estadio Los Pynandi en Luque, a unos 12 km de Asunción (Paraguay). EFE/NATHALIA AGUILAR
El jugador de Italia Gabriele Gori celebra un gol este sábado en un partido del grupo B de la Copa Mundial de Fútbol Playa entre Uruguay e Italia, en el estadio Los Pynandi en Luque, a unos 12 km de Asunción (Paraguay). EFE/NATHALIA AGUILAR

Asunción, 27 nov (EFE).- Gabriele Gori, el mago del fútbol playa italiano, va camino de conquistar su segunda bota de oro consecutiva en un Mundial, después de haber anotado 13 dianas en la fase de grupos de la cita mundialista de Asunción, con un repertorio de chilenas que le han colocado al frente de la tabla de máximos goleadores.

Sus disparos acrobáticos, sus regates y su efectividad en el lanzamiento de libres directos han sido una de las mayores atracciones para los aficionados que han acudido al estadio "Pynandi" de Asunción para presenciar la primera fase de la cita mundial.

El olfato goleador del pívot italiano ha sido además decisivo para que la escuadra azzurra sumara las dos victorias que le han catapultado hasta los cuartos del final del torneo, en las que ha puesto su sello particular con cinco goles en cada una.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

"He marcado cinco goles y estoy feliz, pero lo importante era sacar estos puntos y poder llegar a la siguiente ronda que era el mínimo objetivo", explicó Gori a Efe, tras consumar su pase a cuartos ante México.

A pesar de que ha anotado más de la mitad de los tantos de Italia en el torneo, el delantero apeló al espíritu colectivo de los azzurri y a la labor del resto de los jugadores que han colaborado con sus asistencias.

"Obviamente tengo que darle las gracias a mis compañeros porque ellos me la pasan. Es importante que vaya dentro, quien la meta no es importante", agregó.

En su exhibición ante México, Gori se atrevió incluso a anotar un gol de cabeza, una técnica poco habitual para un jugador que mide apenas 1,70 metros, pero que demuestra que le sale todo lo que intenta.

El pívot de 32 años se ha convertido en una de las estrellas de la selección italiana, desde que debutó con la camiseta azul hace casi una década en el Mundial de 2011, al que se presentó como anfitrión.

Por el camino, ha batido un sinfín de récords de anotación, alcanzando más de 250 goles para Italia en competiciones internacionales.

Uno de sus mayores hitos fue marcar este año 26 goles en el Euro Winners Cup, el torneo de fútbol playa que reúne a los mejores clubes de las ligas europeas, una cifra que se antoja casi inalcanzable para cualquier futbolista.

En sus vitrinas cuenta además con las botas de oro que le acreditan como máximo goleador del Mundial de Bahamas 2017 con 17 tantos y de los recientes Juegos Mundiales de Doha, donde sumó 13 dianas.

Criado en Viareggio, una pequeña ciudad costera de 62.000 habitantes de la Toscana, Gori inició sus pasos en el fútbol convencional, lo que le llevó a disputar varias temporadas como profesional en la Serie C italiana.

Sin embargo, pasados unos años decidió cambiar de disciplina para iniciarse en el fútbol playa y comenzar una ambiciosa carrera en la que le ha puesto nombre propio al dorsal 10 de la selección italiana.

En su palmarés, figuran títulos importantes a nivel de selecciones como la Copa Europea de Fútbol Playa que conquistó en 2018, tras imponerse a España en los penaltis de la final.

Sin embargo, el título de campeón mundial sigue siendo el gran trofeo que se le resiste, a pesar de haber alcanzado las semifinales en las últimas dos ediciones.

Ante esta situación, Gori reconoció que la búsqueda de una nueva bota de oro se ha convertido en un "objetivo secundario", ya que su meta es coronarse campeón mundial.

"El objetivo es hacerlo mejor que en el último Mundial, que quedamos en el cuarto puesto al final de la competición. Esperamos hacerlo mejor", subrayó el pívot italiano.

Su próximo escollo en el camino será Suiza, el rival de este jueves en los cuartos de final y para el que el hechicero italiano ya prepara un nuevo recital de goles de chilena.

Ese día, y también en cuartos, se enfrentará Brasil, el vigente campeón, contra Rusia, una de las favoritas a este Mundial cuya final se disputará el domingo.

Carlos Villar Ortiga

Otras historias