Galicia aprueba su propia ley de acción exterior

Agencia EFE
·2 min de lectura

Santiago de Compostela, 23 feb (EFE).- El Parlamento de Galicia ha aprobado, con los votos a favor del PP, en contra del PSdeG y la abstención del BNG, un proyecto de ley regulador de la acción exterior y cooperación para el desarrollo de la región, de forma que será la segunda autonomía en tener una legislación propia en este ámbito.

Con este proyecto de ley, Galicia se convertirá en la segunda comunidad autónoma en tener una legislación de este tipo tras Cataluña, de manera que estará dotada de herramientas y recursos para desarrollar la acción exterior y proyectarse tanto en la Unión Europea como en el resto del mundo.

La norma, que cuenta con luz verde del Ministerio de Asuntos Exteriores, permitirá dotar de "mayor protagonismo" a Galicia en ciertos temas de ámbito internacional.

Entre sus objetivos figuran "la mejora de la proyección de Galicia en el extranjero, con una mayor coordinación de la acción exterior, la regulación por escrito de la participación de este territorio en tratados internacionales de temas de su incumbencia, o conseguir una mayor presencia en la cooperación para el desarrollo", según el texto aprobado.

En el debate del pleno de este martes han sido rechazadas la totalidad de las enmiendas de la oposición y finalmente el texto ha sido aprobado con 41 votos afirmativos del PPdeG, 14 en contra del PSdeG y 18 abstenciones del BNG.

El parlamentario Pablo Arangüena, del PSdeG, ha considerado que se trata de una norma que afronta los problemas de la acción gallega "entre el inmovilismo, la autocomplacencia y una visión extremadamente burocrática" más propia del siglo XX que del XXI.

"Galicia es uno de los países del mundo que más capital humano exportó en los últimos 150 años en relación con su población", ha señalado Arangüena, que considera que la diáspora gallega en un mundo "cada vez más globalizado e interdependiente" implica la necesidad de una "visión estratégica y de largo alcance" en política exterior.

Por su parte, el parlamentario Xosé Luis Bará, del BNG, ha mostrado sus discrepancias ante este proyecto de ley que considera fruto de una "visión tutelada, domesticada y sometida al control preventivo del Gobierno central".

Para Bará, "es como un pájaro con las alas cortadas, un pájaro que no puede volar. Y además es una ley de la Xunta pero no una ley de Galicia porque deja fuera a grandes agentes de la política exterior, como las ciudades, las diputaciones, las universidades o las ONG", ha declarado.

El diputado del PPdeG José Alberto Pazos ha defendido el proyecto, que ha calificado de "equilibrado, plural y útil" y que supone la primera ley en esta materia "aprobada por una comunidad autónoma sin confrontación institucional".

En su opinión, "ha sido aprobada sin ningún tipo de confrontación institucional, de la mano del Gobierno de España, de la mano de un Ministerio que gobierna el partido socialista".

(c) Agencia EFE