Galicia reforma su ley de salud para tener seguridad jurídica ante las pandemias

Agencia EFE
·3 min de lectura

Santiago de Compostela, 19 nov (EFE).- Galicia reformará su ley de salud, de 2008, para dotar de seguridad jurídica las decisiones de las autoridades autonómicas en la lucha contra las pandemias, un texto cuyos impulsores prevén que esté aprobado definitivamente en febrero del próximo año.

La reforma se llevará a cabo mediante una proposición de ley del PPdeG en el Parlamento gallego, registrada este mismo jueves, un mecanismo que permitirá su entrada en vigor con mayor brevedad que si la Xunta tramitase un proyecto de ley.

El texto ha sido presentado esta mañana por el portavoz del grupo, Pedro Puy, acompañado por el conselleiro de Sanidad, Julio García Comesaña, que también es diputado, y por la portavoz de Sanidad del grupo parlamentario, Encarna Amigo, que será la encargada de defender el texto cuando llegue al pleno.

Pedro Puy ha mostrado su "decepción" por el hecho de que esta reforma no se haya aprobado para toda España, una vez que el Congreso rechazó la propuesta del PP hecha esta misma semana y el Gobierno ha ignorado el texto remitido por la Xunta para modificar la Ley orgánica de Salud.

"Prefirieron seguir por la vía del estado alarma, que es poco práctica, ya que al poco de renovar por seis meses este mecanismo varios presidentes autonómicos ya pidieron modificarlo para tomar medidas que no estaban contempladas", como los confinamientos, ha destacado el portavoz del PPdeG.

La reforma propuesta por el PPdeG, que saldrá adelante dada su mayoría absoluta en la Cámara autonómica, establece y delimita las actuaciones que puede tomar la administración contra una pandemia en función de la situación epidemiológica de cada momento, regula los requisitos para poder hacerlo y establece las sanciones cuando se incumplan estas medidas.

El texto también delimita y clarifica el concepto de autoridad sanitaria, establece las prohibiciones que puedan generar efectos nocivos contra la salud pública, como el consumo de alcohol en espacios públicos abiertos (botellones), limita la capacidad de locales y espacios públicos, posibilita la limitación horarios y establece mecanismos para controlar a las personas enfermas en caso de que fuera necesario para preservar la salud pública.

Además, facilita una actuación que se está poniendo en marcha, que es necesaria pero que no tenía cobertura en una ley hasta ahora, "la intervención de centros de servicios sociales", ha dicho Pedro Puy.

El texto registrado por el PPdeG también apela a la dignidad de las personas enfermas en sus domicilios, a quienes de deberá garantizar atención alimentaria y sanitaria en caso de estar confinadas y no pudieran hacerlo por sí mismas.

Las medidas propuestas por la administración deberán estar motivadas, deben ser de aplicación limitada en el tiempo y serán publicadas tanto en boletines oficiales como en cualquier otro canal.

Otra de las novedades introducidas es el uso de las nuevas tecnologías, algo no previsto en 2008, para facultar a la administración a usar estos mecanismos para controlar las pandemias, como la herramienta Passcovid puesta en marcha por la Xunta.

Además, la ley regula los grupos de expertos, como el que asesora al Gobierno gallego en la actualidad.

Las sanciones van de leves a muy graves, desde el incumplimiento de algún horario o la ausencia de mascarilla a actitudes que provoquen contagios masivos.

Respecto a la obligatoriedad de vacunarse, Puy ha destacado que la ley introduce la posibilidad de adoptar esta medida ante supuestos extraordinarios.

Como reflexión, ha asegurado que de esta pandemia la sociedad podría aprender que "las ilusiones de los antivacunas, medio libertarios y medio conspiranoicos, que niegan las evidencias científicas, cuestan vidas", por lo que se ha mostrado totalmente favorable a las vacunas y ha asegurado que la "inmensa mayoría" de ciudadanos accederá a vacunarse de modo voluntario.

(c) Agencia EFE