La generación de oro del baloncesto español se despide: "Hemos superado nuestros sueños"

  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
·7 min de lectura
En este artículo:
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
Pau Gasol, abrazando a Juan Carlos Navarro delante de Sergio Rodríguez y Marc Gasol en 2017. (Photo: Anadolu Agency via Getty Images)
Pau Gasol, abrazando a Juan Carlos Navarro delante de Sergio Rodríguez y Marc Gasol en 2017. (Photo: Anadolu Agency via Getty Images)

“Es el momento de bajar de la atracción a la que hemos subido hace muchos años. Hemos tenido una gran suerte, pero es el momento de dejar a la nueva generación que se suba, que disfrute y que tengan su propia experiencia”, anunciaba este martes Marc Gasol en referencia a él y a su hermano Pau.

Minutos antes, la selección española de baloncesto perdía con Estados Unidos 81-95 y quedaba eliminada de los Juegos Olímpicos de Tokio en cuartos de final. No era una derrota más, era la que ponía, ahora sí, punto y final a la generación de oro del baloncesto patrio.

Juan Carlos Jiménez, Carlos Cabezas, Berni Rodríguez, Álex Mumbrú, José Manuel Calderón, Juan Carlos Navarro o Felipe Reyes se habían ido retirando poco a poco, pero todavía quedaban ellos: los hermanos Gasol, Sergio Rodríguez o Rudy Fernández.

Hasta hoy. Con su decisión, los Gasol han cerrado una etapa del basket español y está por ver qué harán el ‘Chacho’ o Fernández

Desde aquel lejano día del 25 de julio del 1999, cuando España ganó el Mundial junior a Estados Unidos, han pasado más de 22 años en los que ha habido éxitos a nivel continental, mundial y olímpico.

En el siglo XXI, España ha ganado tres Eurobaskets (más dos platas y tres bronces), dos mundiales (2006 y 2019) y tres medallas en unos Juegos Olímpicos (plata en Pekín y Londres y bronce en Río) donde desde 2004 solo Estados Unidos ha podido eliminar al combinado nacional. En total, han estado presentes en 14 de las 20 medallas que tiene el baloncesto masculino español.

José Manuel Calderón, el base titular de aquel equipo y exjugador NBA, habla orgulloso del camino recorrido durante todo este tiempo: “Es casi irrepetible. Tener a tanta gente de la misma generación con esas ganas, esa amistad y ese compromiso por representar a tu país. Hemos superado nuestros sueños con creces. Hemos vivido muchas experiencias, hemos jugado muchísimos campeonatos cuando a unos Juegos van 12. Nos hemos malacostumbrado”.

El extremeño, que sitúa en el oro en el Mundial de Japón del 2006 como “probablemente el mejor momento”, define el partido de este martes como “especial”, ya que se ha caído como no se quería. “Eran unos Juegos Olímpicos muy especiales y sí que ha sido un día triste. Una medalla hubiese sido muy, muy bonito y por eso todo el mundo está más triste de lo normal”.

Pau Gasol y Marc Gasol, en los Juegos Olímpicos de Tokio. (Photo: Gregory Shamus via Getty Images)
Pau Gasol y Marc Gasol, en los Juegos Olímpicos de Tokio. (Photo: Gregory Shamus via Getty Images)

Para David Sardinero, director de la revista especializada en baloncesto Gigantes del basket, lo que ha hecho esta selección “es una burrada”. “Seguramente muchos aficionados no vayan a vivir nada parecido. Hay que explicar lo que supone todo esto en un deporte en el que habíamos tenido alegrías y éxitos pero no en está dimensión, que son dos décadas de estar en la élite mundial. En cualquier otro deporte es una barbaridad. Hemos normalizado el ganar y estar arriba”, explica.

El periodista es de los que piensa que aún queda un último baile a este grupo, que es el de que trascienda. “Que seamos capaces de agradecerles todo lo que han hecho independientemente de que hoy se perdiera, que era lo normal. Todos queríamos creer, pero sabíamos que era muy complicado. Es injusto limitar el último baile a esto”, asegura.

Fran Fermoso, uno de los narradores más seguidos de baloncesto en Movistar, no duda y destaca “lo inaudito que es que la mitad de aquella generación junior del 80 se convirtiera en referentes de la selección absoluta años después”.

“Habla del talento, liderazgo y carácter que tenía”, indica el locutor, que además señala que han sido capaces de transmitir ese baloncesto competitivo a generaciones posteriores: “Cuando pensamos que teníamos el discurso de que iba a ser irrepetible, la combinación de dos generaciones te lleva a dos medallas olímpicas y al Mundial de 2019 sin Pau Gasol”.

Fermoso, además de resaltar “la herencia, el liderazgo, la elegancia y la inspiración que ha supuesto para muchos Pau, profundiza en la humildad que tuvo para saber ser segunda espada en la NBA. “Eso no es fácil y le llevó a dos anillos”, añade.

Una familia dentro y fuera de la pista

Si ha habido una característica común a todos los integrantes de este equipo era la de estar dispuestos a ocupar el verano con torneos internacionales. En baloncesto, cada verano hay una competición diferente, lo que muchas veces desemboca en que estrellas NBA o de grandes equipos europeos piensen en descansar, mejorar aspectos en su juego sacrificando partidos con su país.

Esto no ha ocurrido en España. “Cada verano teníamos ganas de competir, de reunirnos y jugar con la selección. Te pones a pensar y eso es lo difícil, que todo el mundo quiera ir durante tantos años”, reconoce Calderón.

“Han encontrado a jugadores que nunca han faltado a su cita veraniega con un país. No recuerdo nada comparable a esto. Pau siempre ha estado ahí, salvo cuando ha tenido lesión y no había otra”, especifica el narrador, que asegura que eso le ha servido “para ser un ejemplo a los que le acompañaban y han venido después”.

En este aspecto también incide Sardinero, que lo ejemplifica recordando que otros jugadores como el pívot serbio y MVP de la NBA, Nikola Jokic, no ha estado en el preolímpico. En Estados Unidos, numerosas estrellas se han ausentado habitualmente a jugar con el combinado nacional en verano.

Pau Gasol anima a José Manuel Calderón. (Photo: CRISTINA QUICLER via AFP via Getty Images)
Pau Gasol anima a José Manuel Calderón. (Photo: CRISTINA QUICLER via AFP via Getty Images)

“Esta es una de las cosas más importantes, ya que ha conseguido en un ecosistema con muchos campeonatos y calendarios cargadísimos que jugadores en su mejor momento deportivo hayan seguido manteniendo ese compromiso con la selección. Esta es una de las grandes lecciones para las generaciones que vienen por detrás”, subraya.

Calderón recuerda que Pau Gasol lleva trabajando desde 2019 prácticamente en solitario preparándose para esta cita: “Lleva dos años recuperándose para jugar este torneo, sus quintos Juegos y poder ayudar a España. Quería que terminara un poco mejor y eso es lo que te hace estar un poco más triste”.

El relevo generacional está en buenas manos

Se van Pau y Marc, pero la vida sigue. España seguirá siendo candidata a pelear medallas de cara a las próximas citas.

Ricky Rubio está en el mejor nivel de su vida y será el capitán general de la selección en los próximos años. El base ya se hizo con el MVP del Mundial en 2019 y ha demostrado durante todos estos Juegos su nivel culminando con un extraordinario partido contra EEUU (38 puntos, 13/20 en tiros, 4 rebotes y 34 de valoración).

Pero Rubio va a seguir estando muy bien rodeado. Willy y Juancho Hernangómez son jugadores NBA, Sergio Llull, Álex Abrines, Alberto Abalde, Nikola Mirotic o Víctor Claver siguen teniendo cuerda y por detrás emerge una generación con ganas de hacer grandes cosas.

Usman Garuba y Santi Aldama, elegidos en primera ronda del draft de la NBA hace una semana, son los jugadores más visibles, pero Xabi López-Arostegui, Dario Brizuela, Carlos Alocén, Sergi Martínez o el todavía más joven Juan Núñez invitan a pensar que el relevo está en buenas manos.

El grito de Pau Gasol tras su mate contra Francia en el Eurobasket del 2015. (Photo: Catherine Steenkeste via Getty Images)
El grito de Pau Gasol tras su mate contra Francia en el Eurobasket del 2015. (Photo: Catherine Steenkeste via Getty Images)

Así lo ve Sardinero, que ni mucho menos es pesimista por el futuro de la selección, solo que cree que va a tocar a aprender a valorar otras cosas como llegar a semifinales o estar en algunas finales: “Soy optimista. Además de los que siguen como Ricky o los Hernangómez, hay jugadores jóvenes porque el baloncesto español es un buen vivero de talento. No sé si te va a dar para ganar tanto, pero sí para competir sobradamente”.

Fermoso también es de los que ve a la selección con jugadores competitivos. Habla, entre los más jóvenes, de los Hernangómez, de Aldama y, por qué no, de un futuro Pau Gasol. “Es irrepetible, llegará alguien tan bueno como él, pero ese alguien no llegará sin la existencia de Pau”.

Calderón también cree que esta generación ya “ha ido tocando a gente joven que ya sabe cómo trabajar y a la que le hemos dejado esa cultura de cómo representar a España”. “Esto también es importante, les hemos enseñado cómo jugar, unos valores, una forma de competir y un respeto por los rivales que es clave. Es lo que hay que dejar”, añade el exjugador.

Como dice Calderón, a las que vengan solo se les puede desear trascender como ha hecho esta por encima de las victorias. “Esto es lo bonito del deporte, no hay que ganar siempre para tener una generación tan bonita como esta”, finaliza.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente