Un georgiano, el último gran negocio del Nápoles

·5 min de lectura

Roma, 20 sep (EFE).- Kvicha Kvaratskhelia es la nueva estrella de la Serie A. Juega en el Nápoles, que pagó solo 10 millones de euros por sus servicios. Una ganga viendo cómo se desarrolla el mercado actual en el mundo del fútbol y el rendimiento que está dando. El impacto del georgiano en Nápoles y en Italia es descomunal. También en Europa. Comanda al líder de la Serie A y marca la diferencia en Champions. A sus 21 años, se ha convertido en la mejor operación económica del Nápoles en los últimos tiempos.

Pasó desapercibida la transacción en su día. Una operación de diez millones de euros por un jugador del Dinamo Batumi georgiano se perdió entre tanto movimiento de fichas este verano. Unos meses antes de la firma, el Rubin Kazán ruso pedía 30 millones por el jugador. Estalló el conflicto entre Rusia y Ucrania y 'Kvara' se desligó del club ruso para recalar en el georgiano, que bajó el precio del jugador.

Roma, Juventus o Real Sociedad siguieron de cerca al jugador y estuvieron interesados en firmarle, pero el Nápoles fue más rápido y desembolsó los 10 millones que pedía el Dinamo de Batumi.

Ahora nadie quita ojo a 'Kvara', un jugador que no sólo ha elevado el techo competitivo del Nápoles y que lo ha vuelto a poner en el mapa con sus exhibiciones, sino que supone una diferencia económica para el club 'partenopeo'.

EL NÁPOLES MONETIZA A SU NUEVA ESTRELLA

Las victorias en Liga de Campeones suman casi 3 millones de euros, y la clasificación a octavos significa 9,6 millones. Desde 2020 el conjunto 'azzurri' no consigue alcanzar esa ronda. 'Kvara' ha elevado el techo competitivo del club, siendo un puñal por la banda, y no solo acerca la posibilidad de una clasificación, sino que hace soñar a sus 'tifosi' con competir la ronda de octavos de final.

Los 'Azzurri' son uno de los equipos revelación de esta edición. Encuadrados en el Grupo A, ya han tumbado al Liverpool, actual subcampeón, por 4-1, en lo que fue una actuación que hizo saltar las alarmas alrededor del georgiano. Un torbellino, hizo lo que quiso con la defensa de los 'reds'. No pudieron frenarlo.

Muy similar fue su encuentro ante el Rangers. Lejos de la ciudad sureña de Italia, 'Kvara' volvió a ser pieza clave y figura indiscutible en el esquema de Luciano Spalletti. Otra victoria, dos de dos posibles.

Cada una de ellas ha supuesto 2,8 millones de euros para el club. Por ahora el Nápoles suma un total de 5,6 millones de euros de euros con la clasificación como primeros de grupo en el horizonte. El papel de 'Kvara' ha sido protagonista y su titularidad no se negocia en Champions. Su presencia, por el momento, es igual a beneficio económico directo.

Pero no todo son ingresos, también supone un ahorro. Llegó como sustituto de Lorenzo Insigne, que tenía una ficha de 9 millones de euros. El Nápoles paga 1,2 millones, según desveló Cristiano Giuntoli, director deportivo del club transalpino. Un ahorro de 7,2 millones de euros y la posibilidad de generar el triple solo en Champions.

LA SERIE A SE EXPANDE, LOS FOCOS SE CENTRAN EN EL GEORGIANO

Y es que, además, el georgiano ha conseguido algo que parecía imposible. Se ha erigido como igual ante la que hasta ahora era la estrella indiscutible y el futuro de la Serie A: el luso Rafael Leao.

'Kvara' se ha convertido en la nueva imagen de un campeonato que busca, a través de su figura, expandirse en el mercado, recuperar la audiencia y alcanzar el nivel que tuvo en sus días de gloria. Una liga que quiere volver a ser importante.

Las portadas de los medios de comunicación en Italia tienen nuevo dueño, poniendo en el eje de la máxima categoría del fútbol italiano al mejor jugador georgiano, algo que, de manera inevitable, expande el mercado de la Serie A hacia un continente asiático pendiente de todas las actuaciones y movimientos del georgiano.

LA 'KVARA'-MANÍA LLEGA A LA CIUDAD DE MARADONA

La explosión del georgiano comenzó en este mismo año 2022, lejos de Nápoles, mientras todavía vestía la camiseta del Dinamo de Batumi, equipo al que llegó tras su decisión de abandonar el Rubin Kazán por el conflicto de Rusia con Ucrania.

Ocho goles y dos asistencias en once partidos convencieron al Nápoles para adelantarse al resto de equipos interesados. Todo un acierto. En los diez partidos que lleva vistiendo la camiseta 'azzurra' ya ha rubricado dos asistencias y cuatro goles, siendo capital en el éxito del conjunto 'partenopeo', líder de la Serie A.

La ciudad de Nápoles, en la que reina Diego Armando Maradona, ha necesitado siempre un ídolo al que venerar. Hasta hace poco, esa figura fue la de Lorenzo Insigne, ídolo local, pero sus últimos dos años no estuvieron a la altura del reto, y ese hueco quedó vacío. Nápoles se quedó huérfana.

Hasta este verano, cuando apareció el georgiano dispuesto a romper todos los esquemas. Se ha convertido, sin duda, en la figura más demandada de la ciudad sureña. Su camiseta, con el 77 a la espalda, fue la más reclamada por los aficionados -según informó el diario italiano 'Corriere della Sera'-, que cada vez que su nuevo ídolo toca el balón esperan un nuevo desborde, un nuevo regate, una nueva ocasión de peligro. Algo que 'Kvara' ya ha conseguido que parezca rutinario.

EL SUEÑO DE TODO NAPOLITANO, MÁS CERCA

La llegada de 'Kvara', y su rápida adaptación al 'Calcio', ha supuesto el ingrediente perfecto para el caldo de cultivo que se ha generado en Nápoles. No hay jugadores con salarios excesivamente altos, el líder es el técnico y el vestuario está desintoxicado de grandes figuras. Todos reman en la misma dirección, en silencio, junto a una afición que ha vuelto a conectar con su equipo.

'Kvara' fue la arriesgada apuesta por conseguir una estrella. Un jugador que por sí mismo fuera capaz de desatascar partidos como ya ha demostrado que sabe hacer.

Inevitablemente la ciudad ha empezado a soñar con algo que solo ha conseguido dos veces: levantar el 'Scudetto'. La gloria que solo Maradona ha sido capaz de llevar a Nápoles (86-87 y 89-90). Una hazaña histórica que los napolitanos ven ahora como una posibilidad real. Líderes de la Serie A, compitiendo de tú a tú en Champions. Todo bajo el ritmo de Kvaratskhelia, una ganga que manda en Nápoles y que brilla en Italia.

Tomás Frutos

(c) Agencia EFE