El golpe más duro para Gallardo

Al Muñeco, que no había perdido ninguna final en todo su ciclo, se le escapó de las manos un partido que parecía ganado. ¿Qué pasó?
Al Muñeco, que no había perdido ninguna final en todo su ciclo, se le escapó de las manos un partido que parecía ganado. ¿Qué pasó?

Hay situaciones que son excepcionales. Y por ser excepcionales son inexplicables . Lo que le sucedió a River en Lima desafía a toda lógica. Era un partido cerrado. Ganado. No pasaba nada. Ni en un arco, ni en el otro. Pero en dos minutos, se le escapó de las manos.

Si algo se le ha destacado a Marcelo Gallardo es el cambio de mentalidad que impuso a fuerza de triunfos históricos. Convirtió al Millonario en el equipo a temer no solo por su tremendo nivel futbolístico, sino también por la viveza de un plantel que siempre tuvo la suficiente experiencia para surfear sin mayores sobresaltos momentos definitorios. Por eso esta derrota llama tanto la atención. Y golpea como ninguna otra.

¿Cómo se entiende que Flamengo haya dado vuelta el resultado en dos minutos? ¿Hay alguna manera de interpretar lo sucedido? ¿O son solamente accidentes? Durante el último lustro, pocas veces se vio que al Millonario le sucedan este tipo de cosas. Rememora más al River de otras épocas y no al súper ganador de ahora . Su superioridad, además, a lo largo de todo el encuentro empeora la caída.

Parecía la final más difícil. Se presentó durante el trámite minutos como la más fácil. Terminó siendo la peor derrota . Por la manera. Por la instancia. Y por la incredulidad de ver a un gigante tropezar de una manera tan infantil.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Otras historias