Gratitud eterna y las puertas abiertas desde otro lugar: hoy no hay lugar para Lucas Pratto en el plantel de River

Eitan Benzaquén
·2 min de lectura

Los goles de Lucas Pratto serán recordados por los hinchas de River para toda la eternidad. Fue un jugador clave en la histórica final de la Copa Libertadores contra Boca y allí se ganó el amor eterno de la gente.

Pasaron los años, su rendimiento fue bajando y en el equipo de Marcelo Gallardo nadie juega por su nombre. El delantero fue perdiendo terreno, ya no era titular y en los últimos momentos se quedaba en el banco de suplentes.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Su falta de continuidad y la posibilidad de volver a Europa, lo llevaron a aceptar una oferta del Feyenoord de Holanda. Se trataba de un préstamo con opción de compra, pero las cosas no salieron como él esperaba.

Si repasamos sus estadísticas, podemos encontrar que todavía no logró convertir goles y que se quedó entre los suplentes en los últimos nueve partidos. Fue titular en los primeros dos encuentros, pero rápidamente perdió su lugar.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Se vencerá el préstamo, no ejecutarán la opción de compra y el Oso volverá a River. En el Millonario tampoco tendrá lugar y es hora de dejarlo decidir la mejor opción para su futuro. Como muestra de gratitud, en Núñez deberán respetar el deseo del jugador y quedarse en el club no parece ser la mejor opción.

Queda claro que para Gallardo no es prioridad y que no lo tendrá entre las principales opciones si le toca volver. Con 32 años, debe ir a donde pueda ser feliz en el campo de juego y ganar más minutos como titular.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

En River fue feliz, pero su ciclo está completamente acabado. Los hinchas lo recordarán, las puertas siempre estarán abiertas para él, pero no es momento que vuelva. Por respeto a lo que logró y por haber sido parte del equipo que consiguió el título más importante en la historia del club.