Greg Louganis, el Sr. Perfecto que hizo historia en clavados de forma dramática y dolorosa en 1988

·5 min de lectura

Por Chia Han Keong

La competencia de clavados siempre ha sido uno de los eventos más destacados de los Juegos Olímpicos de Verano. Ver a los clavadistas girar sin miedo y dar volteretas en el aire es una experiencia intensa tanto para los espectadores como para los televidentes.

En la década de 1980, un nombre resonó fuerte: Greg Louganis. El estadounidense se convirtió en el primer clavadista masculino en ganar medallas de oro en trampolín y plataforma en dos Juegos Olímpicos consecutivos: Los Ángeles 1984 y Seúl 1988.

El clavadista olímpico estadounidense Greg Louganis posa para una fotografía en su casa de Malibú, California, el 18 de mayo de 2012.
El clavadista olímpico estadounidense Greg Louganis posa para una fotografía en su casa de Malibú, California, el 18 de mayo de 2012.

Pero, sin dudas, las dos medallas de oro en los Juegos Olímpicos de 1988 fueron las más dramáticas entre sus muchos éxitos deportivos.

Antes de los Juegos de Seúl, Louganis ya era ampliamente reconocido como uno de los mejores clavadistas de la historia. Incluso se había ganado el apodo «Sr. Perfecto». En los Juegos de 1984, había superado a sus rivales más cercanos en trampolín por más de 100 puntos y, en el evento de plataforma, obtuvo más 70 puntos de diferencia con los demás competidores.

Sin embargo, tenía un secreto que solo les había contado a unas pocas personas de confianza: había dado positivo en la prueba del VIH unos meses antes de los Juegos.

En la década de 1980, cuando el SIDA estaba muy extendido y no tenía un tratamiento eficaz, el diagnóstico de VIH implicaba un estigma y una condena al ostracismo por parte de todo el mundo. Él quería retirarse, pero su entrenador lo convenció de que no lo hiciera y, finalmente, decidió continuar. Louganis tomaba medicamentos en secreto durante los Juegos.

Greg Louganis en los Juegos Olímpicos de Seúl, Corea del Sur, en 1988, donde ganó la medalla de oro. | Foto: Getty Images
Greg Louganis en los Juegos Olímpicos de Seúl, Corea del Sur, en 1988, donde ganó la medalla de oro. | Foto: Getty Images

El primer evento en el que participó en Seúl fue la competencia de trampolín. En 18 años de entrenamiento y competición, Louganis había saltado desde un trampolín unas 200 000 veces sin lastimarse ni una sola vez.

Pero, sorprendentemente, después de ocho rondas de eliminatorias en el trampolín, Louganis se despegó de la tabla de forma demasiado recta mientras intentaba un salto mortal inverso de dos y medio en posición de carga. Se golpeó la cabeza contra la tabla mientras se enderezaba y sufrió un corte.

«Salté del trampolín y escuché un gran estruendo», dijo más tarde ese día. «Esa es mi percepción del salto y creo que mi orgullo se lastimó más que nada».

Aunque Louganis ya había clasificado para la final, gracias a sus clavados anteriores, estaba paralizado por el miedo. ¿Alguien contraería VIH por su lesión? ¿Tendría que revelar su secreto al médico del equipo? ¿Sería expulsado por su condición?

Decidió guardar silencio sobre su condición de VIH positivo y recién reveló el secreto en 1995, después de retirarse de la disciplina. Desde entonces, los médicos han afirmado que el incidente no habría representado ningún riesgo para los demás, ya que el agua de la piscina diluyó la sangre y el cloro habría matado el virus.

No obstante, ¿estaría Louganis en condiciones para competir en la final al día siguiente? ¿Podría volver a realizar el mismo salto?

foto
El clavadista olímpico estadounidense Greg Louganis posa para una fotografía en su casa de Malibú, California, el 18 de mayo de 2012.

Un pensativo Louganis llegó al lugar de la competencia más temprano para intentar calmarse. Nadie sabe cómo, pero logró hacerlo y lideró en todas las 11 rondas excepto una. Solo se lo vio levemente intranquilo cuando llegó el momento de repetir el salto en el que se había lastimado el día anterior. Sin embargo, obtuvo 76.25 puntos por ese clavado.

Al final, ganó el evento de trampolín por 25 puntos y quedó a un paso de una hazaña histórica.

La competencia de plataformas fue igualmente memorable, aunque de una manera más tradicional: Louganis estaba inmerso en una batalla épica por el oro con Xiong Ni, el niño prodigio chino de 14 años.

Xiong, que luego ganaría tres oros en clavados en los Juegos de 1996 y 2000, lideraba la tabla de posiciones por tres puntos antes de la ronda final y realizó un impresionante salto de 82.56 puntos. Louganis tenía que realizar literalmente un salto perfecto para arrebatarle el oro.

Eligió el clavado 307C, un salto mortal inverso encogido de tres y medio. Este es uno de los más difíciles del deporte, que solo unos pocos clavadistas del mundo pueden completar. Louganis era uno de ellos, pero aún lo atormentaba haber presenciado la muerte de su rival de la Unión Soviética Sergei Chalibashvili, quien se rompió el cráneo contra la plataforma de concreto mientras realizaba este salto en los Juegos Universitarios Mundiales de 1983.

El excampeón olímpico de clavados, Greg Louganis, en el Lago Lucerna en Sisikon, Suiza el 4 de agosto de 2018, durante la serie de competencias de clavados de red Bull. |  REUTERS/Denis Balibouse
El excampeón olímpico de clavados, Greg Louganis, en el Lago Lucerna en Sisikon, Suiza el 4 de agosto de 2018, durante la serie de competencias de clavados de red Bull. | REUTERS/Denis Balibouse

Era conocido como «el salto de la muerte», pero a Louganis no pareció afectarle y logró un clavado de 86.70 puntos. Ganó la medalla de oro por una diferencia de tan solo 1.14 puntos.

Se retiró inmediatamente después de los Juegos de Seúl, y su lugar entre los grandes del deporte quedó sellado para siempre. Durante una entrevista con Oprah Winfrey en 1995 salió del clóset y, desde entonces, ha sido un destacado activista por los derechos de los homosexuales. También encontró un nuevo interés: entrenar perros para competencias de obediencia y agilidad canina.

Ahora, con 61 años, vive en Malibú en una casa con piscina, pero sin trampolín. No siente la necesidad de volver a los clavados. Al menos no después de terminar su carrera deportiva con una puntuación tan dramática y brillante.

También debes ver:

Cómo criar a un atleta olímpico: Annia Hatch, una gimnasta extraordinaria

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente