Guillermo Ochoa y cómo el caso del clembuterol le impidió llegar a la élite de Europa

  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
·5 min de lectura
En este artículo:
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
Guillermo Ochoa  se quedó con las ganas de poder jugar en un equipo europeo de elite, igual que muchos mexicanos  (Foto de: Jaime Lopez/Jam Media/Getty Images)
Guillermo Ochoa se quedó con las ganas de poder jugar en un equipo europeo de elite, igual que muchos mexicanos (Foto de: Jaime Lopez/Jam Media/Getty Images)

Guillermo Ochoa llegó a los 37 años. Memo siempre ha sido criticado por alguna u otra razón. Es uno de los pocos seleccionados que divide a la afición; algunos lo critican porque no sabe salir, porque da muchos rebotes o simplemente porque juega en el América. Otros más lo reconocen por su nivel y porque si no fuera por él, la Selección Mexicana siempre saldría con varios goles en contra. Muchos contrastes. Muchas burlas y algunos aplausos.

A sus casi cuatro décadas de edad y a punto de disputar su quinto Mundial, Ochoa guarda distintas acciones que quedarán en el recuerdo de la afición nacional. Y aunque recientemente comparó al América con el Real Madrid, pertenecer a un equipo igual de grande que los merengues solo quedó en su imaginario.

El arquero de las Águilas es tan amado como criticado (Foto de: Leopoldo Smith/Getty Images)
El arquero de las Águilas es tan amado como criticado (Foto de: Leopoldo Smith/Getty Images)

En 2011, cuando se encontraba en uno de sus mejores momentos y ya era indiscutible en el arco del equipo nacional mexicano, varios equipos europeos lo habían pretendido. En el verano de ese mismo año, el París Saint-Germain se acercó a Ochoa, pues su contrato finalizaba con las Águilas y llegaría prácticamente gratis al conjunto parisino. Ya apalabrado y antes de firmar su contrato, Memo tenía que disputar la Copa Oro de ese año. Sin ningún problema, ambas partes acordaron plasmar la firma después del torneo veraniego.

Después de la primera jornada del torneo de la Concacaf, la bomba explotó y el escándalo se propagó. Cinco jugadores seleccionados –entre ellos Ochoa– dieron positivo a un doping por Clembuterol. “Era verano y el París me dijo que lo solucionara y me fuera para allá, pero el proceso fue muy largo, las investigaciones no fueron tan rápidas. Comimos carne contaminada y no habíamos hecho nada”, señaló el arquero del América en una entrevista con Jorge “El Burro” Van Rankin.

En aquél momento, la Federación Mexicana de Futbol señaló que cinco de sus seleccionados habían dado positivo a la sustancia Clembuterol, una proteína que se encuentra en la carne y ayuda al rendimiento físico y regularmente se utiliza en la práctica de fisiculturismo. Sinha, Édgar Dueñas, Christian Bermúdez, Francisco Rodríguez y Guillermo Ochoa tuvieron que ser separados del plantel.

El PSG se cansó de esperar y tuvo que contratar al portero italiano Salvatore Sirigu. Me dolió porque tenía la ilusión y yo no tenía contrato con nadie; volvió el América, pero ya me ofrecieron algo mucho menor a la última vez y dije gracias. Me quedé sin contrato tres meses prácticamente, estuve a nada de quedarme sin equipo”, añadió Memo.

Ochoa partió a jugar en Francia en 2012  (Foto de: Neal Simpson - PA Images via Getty Images)
Ochoa partió a jugar en Francia en 2012 (Foto de: Neal Simpson - PA Images via Getty Images)

En esos mismos años, el PSG apenas comenzaba a darle forma a la poderosa estructura que tiene hoy en día. El grupo Qatar Investment Authority compró el 70% del equipo. Diego Lugano, Kevin Gameiro y Javier Pastore fueron los refuerzos del equipo para esa temporada, Carlo Anchelotti llegó como entrenador. El club no pudo ganar el torneo de la liga hasta un año después y en la Europa League fueron eliminados en la primera ronda.

Paco Memo puede presumir ser el primer arquero mexicano en jugar en Europa, que es reconocido internacionalmente y considerado uno de los mejores porteros en la historia de México. Sin embargo, su carrera dentro del viejo continente se vio marcada por transitar en equipos de poco calibre y que, en su mayoría, tenían que pelear por no descender. Con Ajaccio en Francia y Granada en España, el arquero mexicano no logró salvarse y su equipo tuvo que ir al descenso. En Málaga, de la primera división española llegó para ser suplente de Carlos Kameni. Tenía actuaciones destacadas y muchas veces fue reconocido como el mejor jugador dentro de los equipos mencionados, pero nunca le alcanzó para llegar a un equipo de élite mundial, solo le alcanzó para ganar una Copa de la Liga Belga. Aunque a muchos les parecía que su nivel era para llegar a equipos grandes.

Después de su actuación en Brasil 2014, el Málaga fichó a Memo (Foto de: JORGE GUERRERO/AFP via Getty Images)
Después de su actuación en Brasil 2014, el Málaga fichó a Memo (Foto de: JORGE GUERRERO/AFP via Getty Images)

Esa cuestión fue totalmente distinta para otro jugador también salido de la zona de la Concacaf: Keylor Navas. El guardameta tico no tiene una historia tan distinta a la de Ochoa en un principio, pues debutó Saprissa, uno de los equipos más reconocidos de su país en 2005 y rápidamente se convirtió en el meta de la Selección de Costa Rica.

En 2010 partió a la segunda división de España con el Albacete y después pasó al Levante. Después de tener una participación de ensueño en Brasil 2014 –igual que Memo– , el Real Madrid lo fichó y ahí su figura se acrecentó. Ganó tres Champions League, tres Supercopas de Europa, cuatro Mundiales de Clubes y un título de Liga Española. Después de ganar todo en España partió al PSG en 2020, y a pesar de no haber ganado aún nada con el conjunto parisino, Navas sigue siendo uno de los arqueros con mayor vigencia en Europa.

Ochoa y Keylor Navas en uno de sus primeros duelos con sus respectivas selecciones (Foto de: Brian Kersey/Getty Images)
Ochoa y Keylor Navas en uno de sus primeros duelos con sus respectivas selecciones (Foto de: Brian Kersey/Getty Images)

Navas y Ochoa son dos arqueros que se han mantenido casi a la par en sus respectivas selecciones y es entretenido verlos enfrentarse dentro de la misma Concacaf, sin embargo, siempre le va a quedar el recuerdo de que Keylor ha tenido la carrera que al aficionado mexicano le habría gustado que tuviera Ochoa.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR I EN VIDEO:

Auto se estaciona en lugar prohibido y la grúa se lo lleva de la peor forma

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente