Haaland fue paciente y concretó la ley del ex contra Borussia Dortmund

·3 min de lectura

Cuando se dio el sorteo de las zonas en la UEFA Champions League, varios enfrentamientos generaron expectativa. En el Grupo G, los cruces entre Manchester City y Borussia Dortmund despertaron el entusiasmo, pero no tanto por los clubes, sino por el reencuentro de Erling Haaland con su anterior equipo.

A solo unos meses de su salida del conjunto de la Bundesliga, el destino dictó el duelo entre el noruego y las Abejas, con una sensación particular por la espera de que logre la siempre inevitable ley del ex.

Por su gran arranque en los Ciudadanos, con 10 goles por Premier League y un total de 12 entre todas las competiciones, en nueve partidos oficiales, esta máxima resultaba todavía más inevitable para el delantero noruego. Y, finalmente, lo fue.

Este miércoles, el nacido en Leeds se reencontró con su pasado equipo y le hizo sufrir lo que, tiempo atrás, le generaba alegrías. En un partido complicado, tanto para el Celeste como para el propio jugador, Haaland consiguió marcar el tanto que significó el triunfo por 2-1, en Mánchester.

Cerca del final, y tras el empate de John Stones, el atacante ofició, por un momento, de contorsionista. Tras un centro de Joao Cancelo con la cara externa del pie, el noruego apareció por la derecha del arco para impulsarse en el aire y conectar un taco de zurda, para generar la fiesta en el cuadro inglés y arruinársela al Dortmund.

Su excelente festejo en el Etihad Stadium se dio en el momento justo del partido, luego de haber sentido el cerrojo de los de Edin Terzic. Tanto es así que, en sus 92 minutos en cancha, apenas sumó tres remates (dos dentro del área) y uno solo al arco: el del gol.

En ofensiva, solo acumuló 10 toques en la zona de riesgo, aunque con un ingreso al último tercio del campo. Además, de acuerdo con los datos brindados por la agencia Opta, cosechó dos dribles exitosos de los tres intentados, mientras que ganó dos de los seis duelos protagonizados. En pases, un total de 11 fueron a destino (14 realizados). La poca gravitación en el juego del City fue gratamente contrarrestada con su anotación.

Además, volvió a quebrar marcas, entre ellas la de ser el jugador más joven en la historia de la Champions, con 22 años y 55 días, en marcar a favor y en contra de un club en la competición. El récord le pertenecía hasta hoy a Álvaro Morata.

Y claro, al sumar otro gol en la Champions, Haaland mejoró sus imponentes números en esta competencia: suma 26 festejos en 21 partidos jugados, para un promedio de un tanto cada 62 minutos.

Foto: AMA/Getty Images