Lewis Hamilton asume la culpa pero le devuelve el palo a Fernando Alonso

·2 min de lectura

Lewis Hamilton ha sido uno de los grandes nombres propios del Gran Premio de Bélgica, aunque por un hecho negativo. Esto se debió a su abandono en la primera vuelta, tras los daños que sufrió su monoplaza al quedar suspendido en el aire, por un instante, después de chocar con Fernando Alonso.

Después de lo acontecido, y que profundizó su floja temporada, el piloto de Mercedes no dudó en plantear una autocrítica, asumiendo que el accidente fue por una propia mala maniobra. Asimismo, se mostró aliviado por no haber sufrido consecuencias.

"Mirando hacia atrás, Alonso estaba en mi punto ciego, no le di suficiente espacio. Es mi culpa. No pude verlo", admitió el siete veces campeón del mundo, en conversación con Sky Sports, luego de la carrera en Spa.

"Lo siento mucho por el equipo. Necesito recuperarme y volver a la cinta de correr. Recuerdo mirar al suelo, definitivamente, estaba alto. Estoy agradecido de seguir vivo y en forma", agregó.

Polémica con Alonso

El acciedente, además, reabrió una vieja herida que parecía ya curada: la de Fernando Alonso con Lewis Hamilton. Tras el impacto de los dos monoplazas, el piloto español se quejó amargamente de la conducción del inglés a través de la radio de equipo. Un enfado en el que llegó a calificarle de "idiota".

"Es idiota. Mira que cerrar la puerta por el exterior. Habíamos hecho una gran salida, pero este tío solo sabe conducir cuando sale primero", dijo el español.

Acerca de la posibilidad de charlar con su ex compañero en McLaren, tras las declaraciones, Hamilton expresó: "No hablaré. Lo hubiera hecho, hasta que escuché lo que dijo. Sé que así es cómo se sienten las cosas en el calor del momento, pero es bueno saber por fin lo que piensa de mí".

Y concluyó: "Es mejor que se sepa cómo se siente y, como dije, no fue intencionado, y asumo la responsabilidad, eso es lo que hacen las personas adultas".

Vídeo | Vettel comprende a Hamilton