Una leyenda del fútbol chino critica al Partido Comunista: "terroristas que cometen atrocidades"

Yahoo Deportes
Hao Haidong celebrando un gol con la selección china en un partido de 2004. Foto: STR / AFP via Getty Images.
Hao Haidong celebrando un gol con la selección china en un partido de 2004. Foto: STR / AFP via Getty Images.

China es un país con un peso económico, demográfico y cultural enorme, el primero del mundo en muchos aspectos y muy cerca del liderato en bastantes otros. Pero de lo que el gigante asiático no puede presumir es de ser una referencia en cuanto a democracia, respeto a los derechos humanos y libertad de expresión. Todo lo contrario: aunque el país ya solo sea comunista en cuanto al nombre y haya abrazado las formas más salvajes del capitalismo, sigue siendo una dictadura que no duda en reprimir cualquier atisbo de disidencia entre sus propios ciudadanos.

Así las cosas, pocos son los que se atreven a protestar. De ahí que sea prácticamente un hito histórico que alguna figura relevante se atreva a abrir la boca. Y más aún cuando las críticas vienen de alguien tan importante como el exfutbolista Hao Haidong.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Al público español o latinoamericano es probable que su nombre, de primeras, no le resulta muy familiar. Quien esté interesado en el fútbol británico puede que sí le conozca, ya que formó parte durante dos temporadas, las últimas de su carrera, de la plantilla del Sheffield United en el Championship, la segunda división inglesa, entre 2005 y 2007. Jugar, jugó poco, apenas medio partido, debido a su avanzada edad (llegó con 35 años) y a sus lesiones; nadie ocultó que aquel fichaje, por un valor simbólico de una libra, tenía como única finalidad llamar la atención del público oriental y cerrar acuerdos comerciales.

Pero antes de aquello ya se había convertido en una leyenda local. Debutó en 1985, pasó por las filas de los ya desaparecidos Bayi FC (que fue el club del ejército) y Dalian Shide, ganó entre ambos equipos seis Ligas, dos Copas y tres Supercopas, fue tres veces máximo goleador del torneo y le escogieron mejor jugador de China en 1998. Por supuesto, durante mucho tiempo formó parte de la selección nacional, en la que alcanzó estatus de mito: mantiene el trono de máximo goleador (41 tantos en 106 encuentros) y participó un Mundial y en tres Copas de Asia, llegando a ser subcampeón (y titular en la final) de la de 2004.

Ahora, sin embargo, a sus 50 años, Hao corre el riesgo de que todas estas hazañas queden borradas del recuerdo por orden gubernamental. Se le ha ocurrido meterse en política a lo grande, apareciendo en un vídeo en que arremete duramente contra el régimen de su país. La grabación, larguísima, se ha colgado en el canal de Guo Wengui, un empresario multimillonario exiliado a quien se vincula con Donald Trump a través de su amistad común con el ejecutivo de medios Steve Bannon, muy controvertido por su relación con grupos de ultraderecha en todo el mundo.

“Creo que el pueblo chino ya no debería dejarse pisotear más por el Partido Comunista. Este partido debería ser eliminado de la humanidad. Esta es la conclusión a la que he llegado tras 50 años viviendo allí”, llega a decir Haidong durante la filmación. Tambén se refiere al Partido como una “organización terrorista” que comete “atrocidades antihumanitarias”.

De hecho, le llega a acusar de haber lanzado “armas biológicas”, como referencia a la pandemia del coronavirus. Pide la eliminación del régimen, “una necesidad de justicia”, y reclama que se implante un nuevo gobierno que asegure “derechos humanos, el respeto de la ley y libertad religiosa”. Se da la coincidencia, probablemente intencionada, de que las imágenes se publicaron el pasado jueves 4 de junio, aniversario de las revueltas en la plaza de Tiananmen de 1989. Hao ya se había mostrado bastante crítico en ocasiones anteriores con los dirigentes del fútbol chino, pero nunca había llegado tan lejos como para atacar directamente al gobierno.

La mujer que aparece junto a él es su esposa, Ye Zhaoying, también una superestrella del deporte: jugadora profesional de bádminton, fue una de las mejores del planeta a finales de los ‘90, llegando a liderar el ranking, a ganar dos campeonatos mundiales y a conseguir un bronce olímpico. Se desconoce dónde se encuentra actualmente la pareja ni en qué lugar se grabó el vídeo, aunque es de suponer que no se encuentran en territorio chino, ya que semejantes manifestaciones supondrían, como mínimo, un riesgo para su libertad. Reuters especula con la posibilidad de que permanezcan en una residencia en algún lugar de España.

De momento, el ejecutivo de Pekín no ha hecho comentarios al respecto más allá de calificar de “absurdo” el mensaje de Hao. En cualquier caso, es de suponer que el vídeo (que supera las 115.000 visualizaciones), aunque puede haber tenido cierta relevancia entre la comunidad china en el extranjero, no ha gozado de mucha repercusión dentro de la propia China, debido a que el acceso a YouTube está bloqueado en el país. Lo que sí ha desaparecido repentinamente, afirma Reuters, es el perfil del exfutbolista en Weibo, una red social local similar a Twitter con más de 400 millones de usuarios. También se han borrado todas las páginas que hablaban sobre él en Zhihu, un sitio de preguntas y respuestas parecido a Yahoo Answers.

Más historias que te pueden interesar:

Otras historias