Hazard dejó muy buenas sensaciones en su regreso con el Real Madrid

Adrian Marcos
·3 min de lectura

Zinedine Zidane aseguró tras el partido que se quedaba con la reacción del equipo en los últimos minutos después de un partido en el que dominó, pero no generó peligro. Sin embargo, ese no fue el único brote verde que dejó el encuentro en Alemania. El regreso de Hazard devuelve la ilusión al madridismo, al técnico y al propio Eden, que salto al terreno de juego del Borussia Park en el minuto 70 de partido y volvió a sentirse futbolista tras casi tres meses en el dique seco.

El último partido que disputó el belga fue el que dejó a los blancos fuera de la pasada Champions League con esa derrota en la vuelta de los octavos ante el Manchester City el pasado 7 de agosto. Desde entonces, y hasta ayer, pasaron dos meses y 20 días en los que, entre vacaciones y lesiones, el extremo merengue no se pudo vestir de corto ni con el Real Madrid ni con Bélgica.

Eden Hazard activó al equipo en los minutos finales del partido | DeFodi Images/Getty Images
Eden Hazard activó al equipo en los minutos finales del partido | DeFodi Images/Getty Images

El estreno de Hazard estaba previsto para el encuentro ante el Valladolid después de arrancar el curso lesionado, como hace uno año, pero recayó, y tras unas cuantas semanas más, cuando todos esperaban que volviese ante el Huesca, Zidane decidió incorporarle a la convocatoria. El francés ya dejó claro antes y después del partido que la idea es ir poco a poco, pero viendo la necesidad que tiene el Real Madrid de un futbolista como el belga, seguramente traten de seguir acortando plazos.

Hazard tuvo ayer 24 minutos para volver a sentir el césped y la competición en el mejor escenario posible pese a las condiciones del resultado. El equipo necesitaba atacar y buscar alternativas a los centros laterales, que no dieron resultado alguno hasta que Sergio Ramos, Casemiro y Varane se sumaron al ataque, y eso fue lo que hizo.

Eden, apoyado por la imperiosa necesidad de marcar, encendió al equipo, que se volcó en ataque para buscar la ansiada remontada. Entró en juego siempre que pudo, asociándose tanto con Modric como con Mendy, pero sobre todo con Benzema, a quien activó tras una segunda mitad en la que estuvo desaparecido. Fue precisamente el francés quien le asistió magistralmente en la ocasión de gol que perdonó al mandar el balón al lateral de la portería.

Hazard tuvo una ocasión de oro para hacer el primero de su equipo | INA FASSBENDER/Getty Images
Hazard tuvo una ocasión de oro para hacer el primero de su equipo | INA FASSBENDER/Getty Images

Él mismo reconoció tras el encuentro que tuvo el gol en sus botas, pero falló, quizá consecuencia de la falta de rodaje o quizá por la posición y el golpeo, pero eso no fue lo más importante. El Real Madrid debe valorar el estado físico en el que se encuentra pues demostró estar más fino que de costumbre, algo que es imprescindible para rendir y para evitar lesiones.

Hazard, volvió a dejar evidencias claras de que, en cuanto esté a tope, puede ser el jugador diferencial que necesitan los blancos en ataque, el que aporte esa clarividencia cerca del área que les permita dejar atrás los infructíferos centros laterales para jugar más la pelota. Benzema y él se entienden a la perfección, hablan el mismo idioma sobre el césped y, tras un regreso que terminó con la épica, el Huesca medirá su físico antes del duelo clave ante el Inter.