Hazard y James, la pareja que hace soñar al madridismo

David S. Bustamante/Soccrates/Getty Images
David S. Bustamante/Soccrates/Getty Images

Fueron sólo 30 minutos, y justo cuando el Real Madrid perdió el dominio del balón y vio peligrar el resultado ante el Levante, pero se pudo oler la química. Los jugadores buenos se entienden con la mirada, por lo que es normal que hubiera electricidad cuando conectaron sobre el campo Eden Hazard y James Rodríguez.

Son dos jugadores parecidos. Finos estilistas con el balón, pero para nada primadonnas. Arrojan esfuerzo, se fajan en el mediocampo, y cumplen quizás más el rol de box to box que el de mediapunta. Pueden desenvolverse bien por la banda, pero son más aprovechables por dentro. Tienen gol, regate, pero son capaces de añadir vértigo al juego con toques cortos y rápidos. Con las espaldas bien cubiertas, pueden ser perfectamente los motores del Real Madrid esta temporada.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

El partido de Liga en el cual finalmente debutó Eden Hazard fue en el que James Rodríguez brilló más que nadie. El colombiano ya había dejado buenas sensaciones ante el Valladolid, pero en su vuelta a los terrenos de juego demostró que está para ser muy importante en el equipo. Se desenvolvió en la posición del lesionado Luka Modric, que no está teniendo el mejor arranque de temporada, y recordó a ese jugador completo, dinámico, espectacular, que enamoró al Bernabéu el día que volvió al feudo blanco con el Bayern de Múnich.

Su energía en el mediocampo es más que bienvenida y cuando Zidane dio entrada a Hazard en la segunda parte, entre los dos se pudo adivinar una conexión que podría ser clave para el devenir del Real Madrid esta temporada.

Quality Sport Images/Getty Images
Quality Sport Images/Getty Images

Zizou fue muy inteligente en su primera etapa como entrenador al saber aprovechar momentos de forma y anímicos de sus mejores jugadores para el beneficio del equipo. Su cambio más drástico, nada más llegar al banquillo, fue a la postre clave para crear un equipo de leyenda. El club quería dar alas a un mediocampo formado por Toni Kroos, Luka Modric y James Rodríguez, pero ante la falta de compromiso que mostraba el colombiano, el técnico le dio su puesto a Casemiro, y todas las piezas cayeron en sus ranuras.

Ahora, quizás sea el momento de que el propio James pueda ser ese factor diferencial con quien nadie contaba y que bien pueda ayudar al equipo a ser lo más competitivo posible, dadas las circunstancias.

Su buen entendimiento con Karim Benzema es de sobra conocido. Se volvió a comprobar en el segundo gol del Real Madrid ante el Levante, pero ya en la primera etapa del colombiano en Madrid, Benzema fue su mejor socio sobre el terreno de juego (a quien dio y de quien recibió más asistencias de gol), después de Cristiano Ronaldo, por su puesto.

David S. Bustamante/Soccrates/Getty Images
David S. Bustamante/Soccrates/Getty Images

Con Toni Kroos y con Casemiro también se le vio muy bien acoplado, por lo que sólo faltaba ver como sería su conexión con la nueva estrella belga.

El partido estaba roto cuando entró Hazard al campo y el Levante empujaba mucho buscando el empate, pero James resistió y fue el líder del equipo los 90 minutos. Hazard acompañó y dejó detalles de su calidad, de su calma en el borde del área, y de su buena vista a la hora de enhebrar el pase perfecto. El fútbol les ha hermanado y se adivina que pueden llegar a formar una gran sociedad con la camiseta blanca.

Zidane debería seriamente pensar en armar el equipo de aquí en adelante alrededor de estos dos genios del balón.

Al equipo le hace falta brío, energía, hombres de sangre caliente que se esfuercen y que salgan enchufados en cada partido. James es ese tipo de jugador capaz de convertirse en el interruptor del grupo. El carácter de Hazard es más retraído, pero ha demostrado en sobradas ocasiones —tanto en el Chelsea como en Bélgica— que puede ser el líder del equipo, echárselo a la espalda. Con esa mentalidad y con la calidad que atesoran en sus botas el colombiano y el belga, este binomio puede ser perfectamente la respuesta a todas las penurias que ha pasado el Real Madrid desde la salida de Cristiano Ronaldo.

Con Casemiro y Toni Kroos detrás, con Karim Benzema y Gareth Bale delante, Zidane podría tener entre manos a los dos futbolistas capaces de darle al club merengue la dimensión necesaria para que la afición vuelva a ilusionarse con que esta temporada no sea simplemente otra de transición.

También te puede interesar:

Sin "bombas" de última hora, Florentino puede estar preparando el mercado 2020

El Real Madrid se olvida de correr y sufre

James Rodríguez demuestra que está para el Real Madrid

Otras historias