Nadadora en riesgo de ir a prisión por salvar vidas

Yahoo Deportes
Yusra y Sarah Mardini. / Foto: The Telegraph
Yusra y Sarah Mardini. / Foto: The Telegraph

Desde que Sarah Mardini huyó de la guerra civil de Siria, con su hermana Yusra, la nadadora en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, los contratiempos y la mala suerte siempre han estado llamando a su puerta.

Las Mardini salieron de Siria en 2015 y se subieron a una lancha neumática para lanzarse al mar y buscar refugio en otro país. Junto con un grupo de 20 personas dejaron Turquía y cuando ya divisaban las playas de Grecia, la embarcación se inundó de agua. A punto de naufragar, las hermanas Mardini, gracias a sus cualidades como nadadoras, llevaron la barca hinchable hasta la costa. Finalmente, en su increíble viaje, cruzaron Europa hasta Berlín y en Alemania obtuvieron asilo.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio
Las hermanas Mardini, Yusra y Sarah, durante la entrega de los premios Bambi en 2016. La menor, Yusra, participó en los Juegos Olímpicos de Río Janeiro. Como nadadora, sus especialidades fueron los 100 metros mariposa y 100 metros libres. / Foto: The Telegraph
Las hermanas Mardini, Yusra y Sarah, durante la entrega de los premios Bambi en 2016. La menor, Yusra, participó en los Juegos Olímpicos de Río Janeiro. Como nadadora, sus especialidades fueron los 100 metros mariposa y 100 metros libres. / Foto: The Telegraph

Después de haber vivido el drama de la inmigración en carne propia, Sarah, la mayor de las dos hermanas, volvió a Lesbos para colaborar con la oenegé griega ERCI (Emergency Response Centre International), cuya principal misión es rescatar personas que se lanzan al Mediterráneo para lograr llegar a Europa. Ese trabajo solidario: salvar a muchos de morir ahogados en el mar, puede llevarla a prisión.

Acusada de tráfico de personas, Sarah fue detenida el 21 de agosto pasado. De acuerdo con las autoridades, la mayor de las Mardini “coopera en una red ilegal de ayuda a la inmigración irregular”. Por el mismo hecho, otras 30 personas están siendo investigadas. También se les acusa de participación en organización criminal, violación de secretos de Estado, espionaje y encubrimiento. La pena podría ser una condena de 18 meses de cárcel.

Frente a esto, Florian Becker, director de la universidad en donde estudia Sarah, en Alemania, ha dicho: “Estamos en estrecho contacto con el abogado de ella y estos cargos, claramente sin fundamento, parecen más dirigidos a detener las operaciones de la oenegé que para castigar a Sarah o cualquiera de sus compañeros voluntarios”.

También te puede interesar:

El verdadero héroe del Tour de Francia

¿Qué paso por la cabeza de Ayrton Senna la noche antes del fatal accidente en Imola?  

Las bicicletas legendarias del Giro de Italia

Otras historias