Los hinchas de Boca merecen escuchar a Juan Román Riquelme hablando de fútbol

Eitan Benzaquén
·2 min de lectura

El mundo Boca se revolucionó ante el anuncio de que Juan Román Riquelme iba a romper el silencio. Se iba a realizar en redes sociales y los hinchas esperaban escuchar al ídolo, pero todo terminó en decepción.

A través de la cuenta de instagram @BocaPredio y tras 16 meses de silencio, Riquelme salió a hablar, pero fue en un video completamente diferente de lo que todos imaginaban. Como cuando era jugador, el eterno 10 gambeteó a todos y su charla fue para promocionar el predio.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

​​
"Hola, soy Juan Román Riquelme. Para mí el predio es el lugar más lindo de todos. Donde vienen los nenitos más chiquitos, donde está el primer equipo. Donde uno tiene los sueños que quiere cumplir. Donde tenemos la suerte de contar con muchos entrenadores que fueron jugadores de fútbol. Que han sido campeones del mundo, que han sido campeones de América... Que terminan su entrenamiento a las 12 del mediodía todos los días. Están hasta las 4 o 5 de la tarde para ver qué pueden mejorar. Para mí es hermoso ver eso", fue parte de su discurso.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.


Lo cierto es que el hincha y socio de Boca sigue esperando la voz de Juan Román Riquelme. Ya no solo como ídolo, sino también por su rol como vicepresidente del club. Conocer su posición sobre temas futbolísticos y sobre los problemas que se vienen arrastrando en la dirigencia.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Riquelme está en una posición en la que debe responderle a los hinchas y el silencio no debe ser su aliado. La gente quiere escucharlo y el tiene la responsabilidad de transmitir tranquilidad. De hablar del trabajo que están realizando, de los planes a futuro y del balance de esta etapa como dirigente. El ídolo debe entender que esa es su función y que no le puede fallar a los que lo votaron.