La historia de siempre: contra Barcelona, Higuaín desaparece

El Pipita enfrentó 21 veces al conjunto blaugrana y solamente pudo marcarle tres veces. Esta vez se fue del Camp Nou insultando a los hinchas locales.

Barcelona tuvo su revancha. Un 3-0 inapelable sobre una Juventus que no perdía por esa diferencia en la fase de grupos de la Champions League desde tiempos inmemoriales y que se fue del Camp Nou sin el más mínimo motivo para sonreir. Esta vez, a diferencia de lo ocurrido la temporada pasada, Paulo Dybala no pudo brillar contra los catalanes. Para Gonzalo Higuaín, en cambio, ya es una constante.

En el encuentro de este martes, el Pipita fue probablemente el peor de los 14 futbolistas de la Vecchia Signora que saltaron al campo de juego, lo que le valió una dura crítica por parte de su entrenador. Cuando ve la camiseta blaugrana del otro lado, el delantero se apaga y pareciera olvidarse de sí mismo. El goleador implacable se vuelve inofensivo: en 21 partidos frente al conjunto español, el argentino convirtió solamente tres goles (todos con la camiseta de Real Madrid), no sumó ninguna asistencia y consiguió más dolores de cabeza que alegrías. 

Es como si Barcelona pusiera nervioso a Higuaín: el dedo del medio levantado hacia la tribuna local cuando fue sustituido en el segundo tiempo es una clara muestra de la incomodidad con la que vivió el partido. Desconectado del resto del equipo, el Pipa corrió y se sacrificó mucho mientras estuvo en la cancha, pero nunca estuvo cerca del gol. Algo que no sucede habitualmente con un jugador por el que Juventus pagó 90 millones de euros y que fue decisivo tanto para ganar el título en la Serie A como para llegar a la final de la última Champions.

Es cierto que, esta vez, los compañeros no ayudaron demasiado al argentino: perdido, el equipo de Allegri amagó a complicar en los primeros 20 minutos del partido, pero se derrumbó luego del primer gol del local. De todos modos, eso no quita que en Turín haya preocupación por el rendimiento de Higuaín cuando le toca enfrentar a los grandes del continente. Porque está bien marcarle a Chievo, a Cagliari o a Olympiacos, pero para quedar en la historia de la Vecchia Signora hay que brillar en los momentos decisivos. Y ganar.

 

Más cosas para leer

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines