Hotel, B&B, hostal, motel… ¿cómo diferenciarlos?

Foto: Solovyova/istock
Foto: Solovyova/istock

A la hora de escoger un alojamiento, hay muchísimas variantes para tomar en cuenta: desde las comodidades que preferimos, hasta nuestros gustos, personalidades y estilo al viajar…

Es importante considerar estos aspectos, para escoger un hospedaje que se ajuste a nuestras necesidades. ¿Te conviene un hotel? ¿Un hostel? ¿Un B&B? ¡No te marees! A continuación, te simplificaremos el asunto con una descripción de cada tipo de alojamiento.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Hotel

Es la opción de acomodamiento más clásica y tradicional. Las comodidades varían de acuerdo con la categoría del hotel pero, por lo general, tendrás tu propia habitación con baño y servicio de limpieza. También, te llevarán las maletas a su habitación, contarás con toallas limpias y te harán la cama todos los días. Es posible que dentro de la habitación haya un mini bar, televisión por cable, internet inalámbrico, secador de pelo, teléfono y más.

La seguridad en este tipo de establecimientos es más estricta y debes cumplir a rajatabla horarios de check-in y check-out.

Por lo general, la experiencia de hospedarse en un hotel es más impersonal que en otro tipo de hospedajes, como un B&B.

Ahora bien, dentro de la categoría de ‘Hoteles’, hay varias subcategorías que responden a distintos targets de clientes. Algunas de ellas, según Set Up My Hotel, son:

· Hoteles de negocios: atienden principalmente a viajeros de negocios y generalmente se encuentran en el centro de las ciudades o en los distritos de negocios. Los servicios para los huéspedes de este tipo de hoteles pueden incluir: periódicos gratuitos, desayuno, llamadas telefónicas locales gratuitas, café en la habitación, spa y más.

· Hoteles de aeropuerto: generalmente se dirigen a clientes de negocios, pasajeros de aerolíneas con escalas de viajes nocturnos o vuelos cancelados y tripulaciones o personal de la aerolínea. Algunos hoteles pueden ofrecer transporte gratuito entre el hotel y el aeropuerto.

· Hoteles en suite: son la última tendencia y los segmentos de más rápido crecimiento de la industria hotelera. Además del dormitorio, cuentan con una sala de estar. Profesionales como contadores, abogados, empresarios y ejecutivos consideran que los hoteles de suites son particularmente atractivos, ya que pueden trabajar y entretenerse al lado de su habitación.

Los resorts suelen estar ubicados en destinos paradisíacos. Foto: anyaberkut/istock
Los resorts suelen estar ubicados en destinos paradisíacos. Foto: anyaberkut/istock

· Resorts: generalmente se encuentran en las montañas, playas, islas o en otros lugares exóticos lejos de las ciudades. Estos hoteles cuentan con instalaciones recreativas, animación, espacios para practicar deportes, spa y zonas de bienestar y más.

Bed-and-breakfast (B&B)

Consiste en una casa privada que permite que viajeros paguen por hospedarse en sus habitaciones. Si bien solían ser principalmente una forma económica para que los viajeros encuentren alojamiento seguro y una comida caliente, han crecido en sofisticación y son una parte crucial de la industria del turismo.

Los B&B son significativamente más pequeños que los hoteles, tienen propietarios que viven en el lugar y un horario limitado de funcionamiento de la recepción y para hacer el check-in. Algunos tienen baño compartido y otros, privado.

Hospedarse en un B&B te hará sentir 'como en casa'. Foto: DGLimages/istock
Hospedarse en un B&B te hará sentir 'como en casa'. Foto: DGLimages/istock

Todos los bed-and-breakfast ofrecen al menos una comida a los huéspedes, ya sea en la habitación de invitados o en un comedor compartido. Esta es generalmente una comida que los anfitriones han preparado ellos mismos, y como su nombre lo indica, casi siempre es el desayuno. En su mayor parte, los anfitriones también limpian las habitaciones, mantienen la propiedad y brindan servicios de conserjería, como reservar recorridos por las atracciones locales.

También te puede interesar: ¿Sabes qué es AirBnb y cómo funciona? Aquí te lo explicamos

Hostel

Es una alternativa mucho más económica que un hotel y, por lo general, consiste en habitaciones compartidas (y baños, también).

Lo más probable es que conozcas gente joven y aventurera de todo el mundo. Los hostels están ubicados por todas partes: ya sea en las afueras o en el corazón de la ciudad.

Eso sí, tienes que estar preparado para aguantar ruidos y compartir el dormitorio con gente que nos conoces. Suelen tener una cocina (que también es compartida) y varias áreas comunes.

También te puede interesar: Transforman un autobús escolar en un hostel con ruedas para viajar por Europa

Motel

Es más económico, más pequeño y tiene menos huéspedes, que un hotel típico.

En este tipo de alojamiento, puedes estacionar justo afuera de tu unidad, lo cual es cómodo, pero inseguro a la vez.

Los moteles son más pequeños que los hoteles. Foto: M. Kaercher/istock
Los moteles son más pequeños que los hoteles. Foto: M. Kaercher/istock

Suelen estar ubicados a los costados de las rutas, y son una excelente alternativa para descansar tras un largo viaje en carro (y reponer energías para seguir la travesía al otro día).

Aparthotel

Es un hotel en forma de apartamento. Muchos, inclusive, cuentan con los servicios y comodidades de un hotel estándar, como piscina, gimnasio, centro de conferencias, restaurantes y un conserje.

Es más espacioso, tiene una cocina totalmente equipada, lavadora/secadora, sala de estar, generalmente uno o dos dormitorios y estacionamiento.

Un aparthotel es el más adecuado para familias y viajeros de negocios en tareas extendidas.

Otras historias