El mejor momento del día para comer huevos si quieres adelgazar

Mónica De Haro
·5 min de lectura
Los huevos son una excelente fuente de proteínas, añadirlos a tu dieta puede hacer maravillas si está tratando de perder peso. (Foto: Getty)
Los huevos son una excelente fuente de proteínas, añadirlos a tu dieta puede hacer maravillas si está tratando de perder peso. (Foto: Getty)

La combinación clave para mantener un peso saludable es seguir una dieta equilibrada, hacer ejercicio regular y llevar un estilo de vida saludable. Pero comer más de ciertos alimentos puede acelerar su metabolismo y ayudarlo a perder peso. Los alimentos ricos en proteínas pueden hacer que te sientas satisfecho por más tiempo y ayudarte a comer menos calorías durante el día.

Y los huevos son uno de esos alimentos; ricos en proteínas y bajos en calorías. Sin embargo, para aprovechar al máximo sus beneficios hay que consumirlos a primera hora del día.

De hecho, según The Health, tomar huevos en el desayuno, en cualquiera de sus variedades, podría ayudarte a perder hasta un 65 por ciento más de peso en sólo 8 semanas. Es la conclusión principal de una investigación publicada en la revista 'American Journal of Clinical Nutrition'.

Para obtener los mejores resultados, los huevos deben consumirse en el desayuno. (Foto: Getty)
Para obtener los mejores resultados, los huevos deben consumirse en el desayuno. (Foto: Getty)

Aumentan la sensación de saciedad

Un estudio anterior, publicado en el British Journal of Nutrition, también sugirió que la proteína dietética puede ayudar a tratar la obesidad y el síndrome metabólico.

Esto es así porque la proteína es el componente básico de los músculos. Por lo tanto, llevar una dieta rica en proteínas puede ayudar a desarrollar y mantener músculos fuertes.

Además, consumir una dieta alta en proteínas puede mejorar el metabolismo a través de un proceso llamado ‘efecto térmico de los alimentos’. Este fenómeno ayuda a quemar más calorías, y sucede porque el cuerpo necesita usar calorías adicionales para digerir y procesar los nutrientes de los alimentos.

Es decir, que añadiendo más proteínas puedes mejorar el metabolismo y ayudarlo a quemar más calorías. Sí, los carbohidratos y las grasas también estimulan el metabolismo, pero en menor medida que las proteínas.

No solo aportan proteínas de algo valor biológico

Para que te hagas una idea, un huevo duro grande contiene unas 78 calorías y varios nutrientes importantes:

  • Luteína y zeaxantina, dos pigmentos de la familia de los carotenoides que también encontramos en los vegetales. Actúan como antioxidantes que se depositan en el ojo y se ha demostrado que lo protegen y previenen de las cataratas, el glaucoma y la degeneración macular, causas frecuentes de ceguera en edades avanzadas.

  • Vitamina D, que promueve la salud ósea y la función inmunológica.

  • Y colina, un nutriente esencial para el desarrollo normal del sistema nervioso y del cerebro, que contribuye a mejorar la memoria.

También contiene gran cantidad de vitaminas y minerales: vitamina A, vitamina E, riboflavina, niacina, ácido fólico, vitamina B12, biotina, ácido pantoténico, fósforo, hierro, cinc y selenio.

Además hay que destacar que la grasa presente en el huevo es buena pues el contenido de ácidos grasos monoinsaturados y ácidos grasos poliinsaturados supera ampliamente al de grasa saturada. Contiene también ácidos grasos Omega-3, que han demostrado efectos beneficiosos sobre la salud.

No obstante, aunque los huevos pueden ayudarte en el proceso de pérdida de peso, es importante saber cómo y cuándo hay que comerlos para obtener sus beneficios.

A pesar de tener una cantidad inigualable de nutrientes y estar repleto de vitaminas y minerales, el huevo es bajo en calorías (unas 70 kcal). Además, gracias a su alto contenido en proteínas, aumentan la sensación de saciedad que se experimenta después de comer. (Foto: Getty)
A pesar de tener una cantidad inigualable de nutrientes y estar repleto de vitaminas y minerales, el huevo es bajo en calorías (unas 70 kcal). Además, gracias a su alto contenido en proteínas, aumentan la sensación de saciedad que se experimenta después de comer. (Foto: Getty)

Tu cuerpo funciona mejor si tomas los huevos en el desayuno

Aparte de proporcionarte energía, si tomas huevos en el desayuno aprovechas más sus nutrientes ya que el sistema de digestión está en su mejor momento por la mañana y, por lo tanto, será más fácil descomponer las proteínas y muchos otros nutrientes presentes en los huevos.

Eso sí, es importante resistir la tentación y evitar añadir grasa animal, como mantequilla o bacon. Lo ideal es combinar los huevos con verduras para conseguir un desayuno abundante y rico en fibra.

Su consumo no está ligado a un aumento importante del colesterol malo

Por otro lado, las personas que están a régimen suelen evitar la yema de huevo. Sin embargo, los investigadores han concluido que la grasa presente en las yemas de huevo ayuda a reducir el colesterol malo del cuerpo.

Según la Fundación Hipercolesterolemia Familiar, un huevo de tamaño medio contiene unos 200 mg de colesterol, pero tiene más grasas insaturadas, beneficiosas para la salud, que saturadas y solo 70 kcal. Además, debido a su contenido en fosfolípidos, que interfieren en su absorción, este colesterol tiene poco efecto sobre el colesterol en sangre.

Estas evidencias científicas, nos permiten desterrar de forma definitiva el infundado mito de que la ingesta moderada de huevos aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

Cuántos huevos son demasiados

Puedes tomar hasta 7 huevos enteros a la semana, y de 3 a 4 huevos enteros a la semana en personas con el colesterol alto, pudiendo consumir más claras.

Aunque los expertos dicen que comer 1 o 2 huevos enteros en un día puede no afectar sus niveles de colesterol ni aumentar su riesgo de enfermedad cardíaca, la Asociación Estadounidense del Corazón recomienda que las personas con riesgo de enfermedad cardíaca consuman solo dos claras de huevo al día.

Precaución al manipularlos, conservarlos y cocinarlos

Los huevos son un alimento seguro. Sin embargo, la gran densidad de nutrientes del huevo hace de él un alimento atractivo para las bacterias, que podrían crecer con rapidez si no tomamos las medidas adecuadas:

  1. Comprar huevos con la cáscara intacta y limpia.

  2. Respetar la fecha de consumo preferente impresa en el envase.

  3. No siempre es buena idea lavar los huevos.

  4. Cuajar bien las tortillas y mantenerlas en refrigeración.

  5. Preparar la mayonesa con la máxima higiene, añadiendo un chorrito de limón o vinagre, conservarla en el frigorífico y consumirla en 24 horas.

  6. No cascar el huevo en el borde del recipiente donde se vaya a batir y limpiar bien el recipiente tras esta operación.

  7. No separar las claras de las yemas con la cáscara del huevo.

  8. No dejar los huevos, ni los alimentos que los contengan, a temperatura ambiente.

  9. La higiene y limpieza de las manos y de las superficies, recipientes y utensilios antes y después de cada uso es esencial para evitar la contaminación cruzada en la cocina.

Más historias que podrían interesarte:

¿Puedo tomar un huevo al día siendo diabético?

Alerta sanitaria por la retirada (otra vez) de un popular fármaco contra el colesterol de Bayer

Dieta motivadora: ¿Perder peso comiendo más y aumentado la frecuencia de comidas?