Preguntas incómodas

La Libreta de Van Gaal
·3 min de lectura
Si Gustavo Fring levantara la cabeza...
Si Gustavo Fring levantara la cabeza... (Imagen: Twitch de Ibai)

Hace ya más de una década que venimos asistiendo al nacimiento de estrellas del rock del más diverso pelaje. Tras la espumosa aparición de los bloggers llegaron los youtubers, gamers, streamers y demás especies acabadas en “ers” que podríamos resumir con otra palabra de idéntica terminación: influencers. Por mucho entusiasmo que hayamos puesto algunos, no creo que muchos periodistas vieran su corralito amenazado por agudos artículos alojados en un dominio blogspot.com. Otra cosa es que Marc Gasol fiche por Los Angeles Lakers y, para su primera entrevista, no elija a ‘Marca’ ni a la Cope, sino a Ibai Llanos. Eso ya va picando más.

Tras una década en la que los nuevos canales de comunicación han recortado el papel de los informadores, los deportistas de élite viven más cómodos que nunca. Se exponen lo mínimo y prefieren autoinvitarse al canal de Ibai o a ‘La resistencia’ antes que someterse a las preguntas de siempre. Cuando Piqué quiere proyectarse, se sienta en el sofá de Broncano. Cuando necesita dar a conocer el nuevo formato de la Copa Davis, eso sí, no hay más remedio que hacer de tripas corazón y hacer el tour por las radios.

“Hay deportistas de élite que, en vez de elegir medios de comunicación convencionales, eligen instagrammers para dar a conocer sus mensajes, para que no les pongamos en aprietos y en problemas”, decía hace unos días Antonio Romero en ‘El larguero’. La afirmación es bastante generosa, pues podría pensarse que los periodistas acostumbran a ejercer de contrapoder a base de plantear preguntas estudiadas e incisivas. En realidad, las entrevistas tradicionales suelen ser también una sesión de baño y masaje; en ‘El larguero’, sin ir más lejos, trataron al habitualmente vilipendiado Gareth Bale mejor que al príncipe de Gales. La diferencia respecto a Ibai y cía. es que en la prensa el baño y el masaje se orientan a buscar titulares; a tratar de dar con esa frase que lo remueva todo o que, al menos, remueva algo; que nos ayude a abrir un debate o a estirar otro; y sobre todo, que nos permita apuntarnos el tanto, presumir de que la frase de la semana se dijo en nuestro programa, no en otro, y confiar en que el resto de medios nos cite como es debido.

Dos de las frases que más han dado que hablar durante las últimas semanas han surgido en las charlas de Vicente del Bosque y Jorge Valdano con Quique Setién y Antoine Griezmann, respectivamente. Quizá porque era eso, una charla, no un pregunta-respuesta asistida por sacacorchos. Un error muy común consiste en creer que cualquier entrevista hecha por un periodista es garantía de calidad. En ocasiones pueden ser, de hecho, antiperiodísticas. La semana pasada, José Ramón de la Morena entrevistó en ‘El transistor’ de Onda Cero a Emili Rousaud, precandidato a la presidencia del FC Barcelona que dice estar trabajando en un “fichaje de relumbrón”. El periodista, obnubilado por la promesa, trató de sonsacarle si se refería a Mbappé o a Haaland y no le hizo ninguna pregunta sobre su proyecto económico. Y eso que Rousaud dice también que quiere recuperar a Neymar. Lo incómodo habría sido exponer cómo están las finanzas del club, preguntarle cómo piensa pagar la fiesta y no aceptar cualquier respuesta. Pero Joserra sólo acertó a preguntar: “¿El fichaje de relumbrón juega en Francia o juega en Alemania?” Ahí, apretando.

Otras historias que te pueden interesar: