Igualdad salarial, el grito de miles en la final del Mundial tras ver ganar a EEUU

Yahoo Deportes
(Foto: Marcio Machado/Getty Images)
(Foto: Marcio Machado/Getty Images)

Esta tarde la selección femenina de Estados Unidos hizo historia al ganar su cuarta Copa del Mundo, la segunda de manera consecutiva. Y aunque en Francia 2019 las integrantes del equipo de las barras y las estrellas fueron demasiado seguras de su calidad, nadie puede dudar de su hegemonía a nivel mundial.

Controvertidas

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Desde su primer partido dejaron claro que era su Mundial, esto tras meter el mayor número de goles en un solo partido cuando le propinaron un 13-0 a Tailandia y no se disculparon por ello. Se les tachó de exageradas al festejar los goles, pero también era un mensaje a su Federación.

Luego, su mejor jugadora, Megan Rapinoe, usó sus redes sociales para afirmar que no iría a Casa Blanca, a lo que Trump le respondió que ella no estaría invitada y en todo caso, primero tenían que ganar. La promesa está cumplida, el equipo se llevó el Mundial Femenino de punta a punta y Rapinoe el título de la más valiosa.


Getty
Getty

Otras jugadoras apoyan la idea de Rapinoe sin ser tan incisivas, ahora queda por descubrir quiénes irán a la Casa Blanca o si todo el equipo jugará al boicot, pues además tienen desde antes de iniciar el torneo de FIFA un asunto pendiente con su Federación.

Demanda de Campeonas

El pasado 8 de marzo, justo en el Día Internacional de la Mujer, la Selección de Estados Unidos presentó una demanda en una Corte de Los Angeles contra la Federación de Futbol de Estados Unidos, donde piden se igualen los salarios y prestaciones que tiene su contraparte masculina.

Uno de las cuestiones que defiendes es su efectividad, pues en su final anterior en Canadá, la audiencia alcanzó los 23 millones de televidentes, lo que no se refleja en sus condiciones laborales pues las chicas no reciben pago por los partidos amistosos o partidos contra equipos que no estén rankeados dentro de los 10 (según la FIFA) primeros y se gane, mientras que los hombre cobran de 5 a 17 mil dólares en cualquier partido sin importar el oponente ni el resultado.

En la demanda también exigen igualad de apoyo en financiamiento de viajes y entrenamientos. En este mundial, pese a ser otro continente, el público fue a verlas jugar por su calidad, sin importar qué camiseta portaban, sus partidos siempre presentaron llenos en un mundial donde faltaron espectadores.

Después de la final

Después de superar a Holanda y vencer por un marcador de 2-0, el seleccionado femenino de Estados Unidos se ganó los corazones de quienes fueron testigos directos de su triunfo, tanto, que también se hicieron defensores de sus causas.

Han puesto de su parte al público al consolidar su éxito con los partidos más vistos y, tal vez, de aquí en adelante toda la mercancía que se podrá vender a las nuevas generaciones que quieren repetir.

Tal vez, su mayor logro además del deportivo, ha sido popularizar sus demandas de manera que la Federación tendrá que recibirlas como campeonas y tal vez, con las buenas noticias de su logro al igualar sus salarios respecto al de los hombres.

Sin duda, sería la cereza en el pastel y generaría el cuestionamiento en muchos otros países.

Otras historias