Ilicic, de coquetear con la muerte a hacer historia en la Champions

Goal.com

Josip Ilicic fue el gran protagonista en Mestalla, en la victoria del Atalanta frente al Valencia por 3 a 4, accediendo así a los cuartos de final de la Champions League (en la ida, el conjunto italiano venció 4 a 1). El delantero, de 32 años, no sólo fue la figura del partido, sino que, además, escribió un capítulo de la historia grande de este certamen: se convirtió en el primer jugador en marcar cuatro goles fuera de casa en un partido de eliminación directa.

Esa marca, la de los cuatro tantos en duelos a partir de los octavos de final, ya la habían logrado otras tres estrellas, pero jugando siempre de local: Lionel Messi, en dos ocasiones, Mario Gómez y Robert Lewandowski.


Desplázate para ir al contenido
Anuncio


El futbolista esloveno tocó así una especie de cielo después de vivir casi un infierno. Es que, en el verano europeo de 2018, tras una revisión rutinaria en odontología, contrajo una infección bacteriana de los ganglios linfáticos del cuello.

Para describir la gravedad, basta con repasar la declaración que realizó el propio jugador: “Fue difícil. Pensaba que no lo superaría. Cada día era peor. Ya me conformaba sólo con poder hacer vida normal, aunque no volviera a jugar al fútbol. Tenía miedo de dormirme por si no despertaba. Por suerte, salí adelante, pero tuve que empezar de cero. Tuve que aprender a andar, a correr, todo como si fuera un niño”.


Más historias que te pueden interesar:

Otras historias