Infantino: "Hoy me siento catarí, árabe, gay, trabajador migrante"

FIFA via Getty Images

El presidente de la FIFA, Gianni Infantino, hizo una apasionada defensa de la Copa del Mundo de Catar 2022, insistiendo en que se siente solidario con muchos de los grupos aparentemente marginados por llevar el evento a Oriente Medio.

La decisión de albergar el evento más importante del fútbol mundial en Catar -un país con un pasado accidentado en materia de derechos humanos, su trato a los trabajadores inmigrantes y la ilegalidad de la homosexualidad- ha suscitado numerosas críticas, pero en la conferencia de prensa que dio en Doha en la mañana del sábado, Infantino no se arrepintió.

"Hoy tengo sentimientos muy fuertes. Hoy me siento catarí. Hoy me siento árabe. Hoy me siento africano. Hoy me siento gay. Hoy me siento discapacitado. Hoy me siento un trabajador migrante", fueron las palabras del máximo dirigente del fútbol mundial.

"Siento todo esto por lo que he estado viendo y lo que me han contado, ya que no leo, de lo contrario me deprimiría. Lo que veo me lleva a mi historia personal. Soy hijo de trabajadores migrantes, mis padres trabajaban duro en condiciones muy difíciles, no en Catar sino en Suiza, lo recuerdo muy bien. Conozco los derechos que tenían los migrantes en Suiza", continuó Infantino.

"Recuerdo de niño cómo se trataba a los trabajadores migrantes cuando querían entrar en un país y buscar trabajo. Recuerdo lo que ocurría con sus pasaportes, con sus controles médicos, con su alojamiento, y cuando vine a Doha por primera vez después de ser elegido Presidente de la FIFA, fui a ver algunos de los alojamientos y volví a mi infancia", dijo el dirigente, recordando su niñez.

"Le dije a la gente de Catar, esto no está bien, y del mismo modo que Suiza se ha convertido en un ejemplo de tolerancia, inclusión y derechos, Catar también ha progresado. Por supuesto, no soy catarí, no soy árabe, no soy africano, no soy gay, no soy discapacitado, no soy un trabajador inmigrante, pero me siento como ellos porque sé lo que se siente al ser discriminado.

"Como extranjero en un país extranjero, cuando era niño en la escuela, me acosaban en el colegio porque era pelirrojo y tenía pecas. Ero italiana y no hablaba bien el alemán. ¿Qué haces? Te encierras, te vas a tu habitación y lloras. Y luego intentas hacer algunos amigos. Y luego intentas que esos amigos se comprometan con los demás. No empiezas a pelear, empiezas a comprometerte, y eso es lo que deberíamos hacer", fue el fuerte mensaje de Infantino en referencia a las muchas críticas que levantó el país anfitrión, acusado de no respetar los derechos humanos en su totalidad.

"Estoy orgulloso de llevar este cartel de la FIFA en mi chaqueta. No es fácil leer todas las críticas de una decisión tomada hace 12 años. Ahora tenemos que sacar lo mejor de ello. Catar está preparado y será el mejor Mundial de la historia. En cuanto ruede la pelota, la gente se centrará en eso", analizó.

El comentario de Infantino de "me siento gay" provocó inmediatamente acusaciones de hipocresía en las redes sociales, dado que dirige una organización que organiza la Copa Mundial en un país con una visión tan opresiva de la homosexualidad. Sobre esta cuestión, Infantino se explayó: "Si excluyéramos a todos estos países, estaríamos jugando al fútbol sólo tú y yo".

"Creo que el fútbol tiene que unir a la gente y creo que tenemos que acoger a todo el mundo. Los homosexuales son bienvenidos en Catar; tenemos que comprometernos, no provocar. ¿Cuántos homosexuales han sido procesados en Europa? Fue un proceso, pasamos por un proceso. Parece que lo olvidamos. No debemos dar por sentado que un país que no ha tenido las mismas oportunidades de desarrollo que nosotros tuvimos en Europa. Tenemos que tener nuestras creencias, comprometernos y explicarnos. Creo que la provocación es el camino equivocado. Puedo tener razón, puedo estar equivocado. Intento comprometerme", finalizó su fuerte descargo Gianni Infantino.

Foto: Getty Images