Un nuevo inicio

  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
·3 min de lectura
En este artículo:
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.

Roma, 9 oct (EFE).- Italia y Bélgica se enfrentan este domingo en el Juventus Stadium de Turín en la final para el tercer y cuarto puesto de la Liga de Naciones, un tipo de partidos que nadie quiere disputar, después de caer en las semifinales respectivamente ante España y Francia, pero que debe ser interpretado como un nuevo inicio con la mirada puesta en el Mundial.

Llega con menos remordimientos Italia, que pese a romper contra España su histórica racha de 37 partidos sin derrotas, un récord absoluto, se rindió ante la Roja con honor, al caer 1-2 tras quedarse con diez hombres al borde del descanso por una doble amonestación a Leonardo Bonucci. En inferioridad numérica y con un 0-2 adverso en el marcador, los hombres de Roberto Mancini recortaron distancias en el tramo final gracias a Lorenzo Pellegrini y matizaron el revés.

Mucho más dura de aceptar fue la eliminación de Bélgica, que desperdició una ventaja 2-0, lograda en una inmejorable primera mitad, y fue remontada hasta el 3-2 con goles de Karim Benzema, Kylian Mbappé y Theo Hernández, este en el minuto 90, segundos después de que el VAR anulara a Lukaku la diana que enviaría a los belgas a la final de San Siro.

El seleccionado italiano, vigente campeón de Europa y cuatro veces campeón del mundo, reta a una Bélgica que sigue sin poder dar el último paso hacia un éxito que coronaría una generación de enorme talento, con estrellas como Kevin De Bruyne, Eden Hazard, Romelu Lukaku o Thibaut Courtois.

Se esperan muchos cambios en los onces para una final de consolación que seguramente ambas selecciones preferirían no disputar.

Roberto Mancini, que no puede contar con el sancionado Bonucci, podría aportar hasta siete cambios en su alineación, en la que es posible la entrada de los defensas Davide Calabria, Francesco Acerbi y Federico Dimarco, los centrocampistas Manuel Locatelli y Lorenzo Pellegrini y los delanteros Moise Kean y Domenico Berardi.

Podría ser confirmado Alessandro Bastoni en la zaga, al lado de Acerbi, con Calabria y Dimarco en los laterales, por delante del meta Gianluigi Donnarumma; Jorge Frello "Jorginho" apunta al once en el centro del campo, apoyado por Locatelli y Pellegrini, con Berardi, Kean y uno entre Chiesa e Insigne que podrían completar el tridente.

También Roberto Martínez aprovechará el encuentro para realizar unos cambios en un once en el que no estará el madridista Eden Hazard, que acabó con molestias el partido contra Francia.

El defensa Dedrick Boyata, los centrocampistas Hans Vanaken y Alexis Saelemaekers y el extremo Leandro Trossard podrían hacerse con un hueco en un once en el que no deberían descansar Romelu Lukaku ni Kevin De Bruyne.

El encuentro se disputará a las 15.00 (13.00 GMT) en el Juventus Stadium de Turín, el escenario del Bélgica-Francia del pasado jueves, ante unos 18.000 espectadores.

Cinco horas después será el momento de la final, en San Siro, entre Francia y España.

.

Alineaciones probables:

Italia: Donnarumma; Calabria, Acerbi, Bastoni, Dimarco; Locatelli, Jorginho, Pellegrini; Berardi, Kean y Chiesa.

Bélgica: Courtois; Alderweireld, Boyata, Vertonghen; Saelemaekers, Tielemans, Vanaken, Carrasco; De Bruyne, Trossard, Lukaku.

Árbitro: Srdjan Jovanovic (SER).

Hora: 15.00 CET (13.00 GMT).

Estadio: Juventus Stadium (Turín).

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente