La vida nueva de la 'intrusa' de la Champions League, ahora convertida en celebrity millonaria

LA NACION
lanacion.com

No es la primera vez que sucede en un gran acontecimiento deportivo, ni tampoco será la última. La final de la Champions League, que consagró a Liverpool frente a Tottenham en el Wanda Metropolitano de Madrid, contó con un episodio extrafutbolístico: de repente, a los 17 minutos del tiempo, irrumpió en el campo una mujer rubia vestida con una insinuante malla negra que fue rápidamente detenida por la policía.

Incluso antes de que se concretara la victoria por 2 a 0 del equipo del alemán Jurgen Klopp, se supo que se trataba de la modelo Kinsey Wolanski, de 22 años, administradora del canal de Youtube "Vitaly Uncensored" y novia del ruso-estadounidense Vitaly Zdorovetskiy, dueño de un sitio pornográfico.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

La mediática californiana fue arrestada y pasó cinco horas encerrada en prisión, pero ella considera que la maniobra fue "la jugada más inteligente de su carrera", según confesó al diario inglés The Sun, que le hizo una entrevista. Los especialistas en publicidad estiman que su aparición del sábado definitorio de Champions le reportó un valor de 3,8 millones de libras (4,8 millones de dólares) después de que su Instagram estallara en visitas y comentarios, y que los usuarios registrados del sitio superaran los 32 millones.

Nacida de Los Ángeles, afirmó convencida: "Para cuando tenga 30 años, planeo haber ganado suficiente dinero como para retirarme, y la aparición en la Liga de Campeones solo me ayudará a lograrlo. Proyecto hacer muchas más apariciones para elevar mi perfil".

La rubia relató que después de salir de la cárcel pasó de 300.000 seguidores en Instagram a más de dos millones. "No puedes comprar ese tipo de publicidad. De repente, fui famosa en todo el mundo y recibí ofertas de trabajo. No creo que le haya hecho ningún daño a nadie, fue solo un poco de diversión", minimizó, y agregó al diario inglés: "A los hinchas les encantó, a los jugadores parecía gustarles e incluso la policía de la comisaría me pedía fotografías cuando salí liberada. La respuesta ha sido increíble, no podría estar más feliz. Fue la emoción más grande de mi vida".

Kinsey, que modeló para las revistas Sports Illustrated y Maxim, explicó que su familia también encontró el lado divertido en su broma, a pesar de que su padre, Daniel Wolanski, es un sheriff del Departamento de Policía de Los Ángeles. Con una sonrisa, contó: "Por supuesto que no les dije lo que iba a hacer, pero ¿estaban sorprendidos? No, ellos saben exactamente cómo soy yo. Papá se sintió aliviado de que en realidad estaba usando un traje de baño cuando entré al campo y que no estaba completamente desnuda".

El cerebro detrás de este episodio fue Vitaly Zdorovetskiy, youtuber que maneja un sitio web de pornografía. De 27 años, cuenta con un largo récord de bromas y en el segundo semestre de 2014 se le prohibió asistir a los partidos de fútbol después de invadir el campo en la final del Mundial de Brasil entre Alemania y Argentina.

View this post on Instagram

When you couldn't make it as an actress so you have to give people a street performance. @vitalyzdtv

A post shared by Kinsey Wolanski (@kinsey_sue) on Jun 10, 2019 at 12:10pm PDT

También fue arrestado por correr en la cancha de básquetbol durante una final de la NBA en 2016, acusado de entrar ilegalmente en un juego de béisbol de la Serie Mundial en 2017 y se enfrentó a otros arrestos por un engaño de bomba, conducta desordenada y una situación en la que fingió robar un cajero automático en 2014. Pero en la Champions, fue su novia a la que recurrió cuando quiso promocionar su compañía de pornografía.

Apenas con el traje de baño con el nombre de su marca "Vitaly Uncensored" extendido sobre su pecho, Kinsey irrumpió en el campo sin saber muy bien la jerarquía del evento y sus repercusiones: "Cuando Vitaly me pidió que lo hiciera, honestamente no tenía idea de lo importante que era la final de la Champions League. No tenía idea de que el mundo entero me estaría mirando. Pero dije que sí de inmediato, me encantaba hacer una locura como éstas, solo vives una vez".

Antes de saltar a la cancha desde las tribunas del Wanda Metropolitano, dijo que le contó su locura a unos pocos teñidos de rojo: "Les confié a los fanáticos del Liverpool a mi alrededor lo que estaba a punto de hacer y al principio todos dijeron: '¿Estás bromeando?'. Pero cuando se dieron cuenta de que estaba hablando en serio, pensaron que era una idea brillante. Uno de ellos incluso tomó mi teléfono y dijo que lo grabaría para mí. Fue tan emocionante que ni siquiera puedo recordar realmente lo que sucedió".

Kinsey fue puesta en una celda de la policía durante aproximadamente cinco horas con otros diez presuntos delincuentes antes de que la liberaran. "Ninguno de ellos hablaba inglés y yo solo vestía mi traje de baño y una bata de hospital. Uno de los hombres de seguridad me la había hecho poner cuando me sacaron del terreno de juego, por lo que estaba un poco incómoda, pero todo resultó parte de la experiencia ".

View this post on Instagram

Did I distract #8 a little too much?

A post shared by Kinsey Wolanski (@kinsey_sue) on Jun 1, 2019 at 4:51pm PDT

Tras su invasión en el césped madrileño, la cuenta de Instagram de Kinsey se suspendió temporalmente, mientras que el gigante de las redes sociales verificó que era la verdadera Kinsey cuando sus seguidores alcanzaron los dos millones.

Asimismo, la rubia reveló que recibió mensajes de futbolistas de la final que comenzaron a seguirla. "No estoy revelando ningún nombre, pero un par de jugadores del Liverpool me enviaron mensajes privados coqueteando conmigo después de que estuve en el estadio. Uno envió algunos emojis de corazón y el otro un mensaje que decía: 'Te vi en el partido'. Honestamente, ni siquiera sabía quiénes eran hasta que hice clic en sus perfiles. Aunque no respondí porque ya tengo novio".

Respecto de su polémica forma de hacer dinero, manifestó a The Sun: "Algunas personas podrían cuestionar cómo Vitaly gana su dinero, pero él es brillante en lo que hace. Sus bromas son solo un poco de diversión y él realmente es el chico más dulce con el que algún día espero casarme. "No podía estar más orgulloso de mí".

Otras historias