El último invento de Zidane: los cinco centrocampistas del Real Madrid barrieron al Valencia

El partido corresponde a los dieciseisavos de final de la Copa del Rey. El Ayuntamiento de Salamanca quería jugar en el Helmántico.
El partido corresponde a los dieciseisavos de final de la Copa del Rey. El Ayuntamiento de Salamanca quería jugar en el Helmántico.

Paseo. El Real Madrid fue muy superior al Valencia en la semifinal de la Supercopa de España y selló su pase a la final del próximo domingo con una victoria contundente que reafirma su buen momento a pesar de las bajas con las que llegaba a la cita a Arabia.

De hecho, los de Zidane afrontaban el partido con las importantes bajas de Benzema, Gareth Bale y Eden Hazard y el entrenador galo se vio obligado a confeccionar un once con muchas novedades y con un sistema poco habitual en su etapa en el Bernabéu.

El técnico se decidió a Luka Jovic como referencia ofensiva pero sorprendió al no apostar por Rodrygo, la gran irrupción de la temporada merengue, y Vinicius en las bandas, si no que reforzó el centro del campo juntando a casi todos sus efectivos en la medular como son Casemiro, Kroos, Modric, Valverde e Isco. La apuesta no le pudo salir mejor.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Al minuto 65, los blancos ya ganaban 0-3 y habían marcado tres de los cinco centrocampistas. Kroos marcó el primero de gol olímpico aprovechando un golpeo espectacular y la distracción de Jaume Domenech. Isco volvió a golpear antes del descanso en una jugada que se inventaron entre Valverde y Kroos. Precisamente el croata sentenció el partido en el segundo tiempo marcando el tercero.

Con este sistema, el Real Madrid controló el partido por completo con más de un 60% de posesión durante todo el duelo, dieron casi 800 pases con una precisión del 93% y todos los centrocampistas merengues dieron más de 70 pases y con una precisión de más del 90%, destacando especialmente los 106 de Kroos con el 95% de acierto y los 102 de Isco. Además no fue un control estéril como demuestra el marcador pero también la estadísticas globales, ya que el Valencia sólo remató 8 veces y el Madrid 17.

Zidane afrontaba la Supercopa con tres bajas capitales pero acabó inventándose una solución tan novedosa como eficaz que vuelve a reivindicar su pericia como entrenador ante los que siempre le señalan como un alineador o un gestor de recursos humanos.


Más historias que te pueden interesar:

Otras historias