Emprendedor explica por qué es un buen momento de invertir en relojes y cuáles son los más valiosos

Yahoo Finanzas
El emprendedor Avi Hiaeve, a la derecha, junto al actor Jamie Foxx, en una de las fiestas que el primero organiza para promover sus relojes en Nueva York. Foto: Mark Sagliocco/Getty Images.
El emprendedor Avi Hiaeve, a la derecha, junto al actor Jamie Foxx, en una de las fiestas que el primero organiza para promover sus relojes en Nueva York. Foto: Mark Sagliocco/Getty Images.

Las fiestas dedicadas a los relojes de lujo que organiza Avi Hiaeve tienen lugar en el Midtown Manhattan, de Nueva York, y son aderezadas con caviar, alitas de pollo y copas altas llenas de Moët & Chandon. Las paredes están decoradas con incrustaciones de relojes y de diamantes; allí un Patek Philippe y más allá un raro Rolex azul de Tiffany.

Business Insider fue invitado al último de estos agasajos concebidos para demostrar que todavía es tiempo de rendirle un debido culto a los relojes y de gastar mucho dinero en ellos.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Esta es la divisa que sostiene con orgullo el millennial Avi Hiaeve, imponiéndola por encima de los efectos económicos y emocionales de la pandemia de coronavirus que todavía azota a Estados Unidos y especialmente a Nueva York.

“En el mercado, hay relojes para todos” —asegura—. “Si deseas gastar 5,000 dólares, encontrarás un reloj a ese precio”.

“Las celebridades, los artistas, todos ellos, no se ponen relojes por menos de 100,000 dólares”, precisa este joven emprendedor. “Todo lo que quieren está por encima de los 100,000. Realmente esto se ha ido por las nubes”.

Bolsos Birkin, pinturas Basquiat y relojes Richard Mille

Nacido en Israel, Hiaeve, de 35 años, creció en el barrio de Queens. A los 16 años, abrió Avi & Co., una tienda minorista exclusiva de alta gama que ahora atiende a algunos de los nombres más notables del mundo: Jamie Foxx, Nicki Minaj y Justin Bieber, por nombrar solo algunos. Su familia siempre ha estado en el negocio de la joyería, dice, pero en la industria relojera es donde realmente encontró su vocación.

“Lo de las joyas era algo que mi familia estaba haciendo, así que fue más fácil de aprender. Pero en cuanto a los relojes… es algo que surgió como un pasatiempo”, reconoce.

“Solían gustarme los relojes y jugar con ellos. ¿Y sabes qué? Simplemente sentí que eran una buena inversión. Solo que después de un tiempo, se convirtió en mi negocio principal”.

La mayoría de los clientes de Hiaeve llegan por recomendación de otros que salieron contentos de ahí. Pueden ser raperos o jugadores de futbol o integrantes de los mejores equipos de baloncesto. Además de todo lo que rodea al acto de poseer un Rolex o un Richard Mille, dice este empresario, la mayoría de ellos entiende que muchos relojes de lujo poseen un buen valor como inversión, como mismo ocurre con un Birkin de Hermes o un cuadro de Jean-Michel Basquiat, productos que incrementan su valor con el paso del tiempo.

Artículos relacionados:

Un reloj Richard Mille propiedad del fundador de STEAMIS, Simon Wong. (Edmond So / South China Morning Post a través de Getty Images)
Un reloj Richard Mille propiedad del fundador de STEAMIS, Simon Wong. (Edmond So / South China Morning Post a través de Getty Images)

“Mucha gente cambia del pasatiempo al negocio cuando entra en el juego de los relojes”, sostiene. “Conozco a muchos coleccionistas que solían comprarme y que después de un tiempo comenzaron a comprar como inversores: para comprar, vender y comerciar”.

De acuerdo con el artículo de Business Insider, aunque la moda y el lujo se preparan para una disminución de 600.000 millones de dólares en las ventas este año, producto de la crisis por el COVID-19, los artículos muy caros, como los bolsos de Hermes, han demostrado en repetidas ocasiones tener una calidad intemporal, relativamente intacta ante los embates de los disturbios financieros y las recesiones del mercado.

Pues por encima de todo, a la gente le siguen fascinando los productos de marca: cuando a mediados de abril Hermes reabrió algunas de sus tiendas después de meses de cierres generalizados en medio del confinamiento por el coronavirus en la región, la marca recaudó la friolera de 2,7 millones de dólares en solo un día en su tienda insignia en China.

Las marcas de relojes más cotizadas

Para Hiaeve, el Richard Mille es el Hermes de los relojes. En el mercado de reventa, esta marca aumenta constantemente de valor. Él mismo la ha visto pasar de los 100,000 a los 120,000 dólares en unos pocos meses, un aumento del 20% al 30%.

Y los coleccionistas de relojes famosos están de acuerdo: Drake tiene uno que cuesta al menos 750,000 dólares.

La siguiente mejor inversión, dice, es un Rolex.

Y no solo porque son hermosos en su manufactura y empaque, sino porque también conservan su valor.

En 2019, Justin Bieber se autorregaló por su matrimonio uno que costó 50.000 dólares.

Aunque Patek Philippe también sigue siendo una opción sólida: de hecho, Jay-Z posee uno que vale al menos 2,2 millones de dólares.

Pero Hiaeve insiste en que los Richard Mille son los más caros. Él ha llegado a vender uno por casi 3 millones de dólares.

“No se trata solo de la artesanía, sino de la oferta y la demanda. Solo fabrican unos cuatro o cinco mil relojes al año. Por lo tanto, no se pueden obtener fácilmente”, aclara.

El impacto del Covid-19

Antes de que la pandemia de coronavirus afectara y desestabilizara los mercados financieros mundiales, el sector de lujo todavía se estaba recuperando del impacto de las protestas de Hong Kong, que vieron las importaciones de relojes suizos en la región disminuir en un 26.8% en comparación con 2018.

Ahora, en medio de la pandemia de coronavirus, la industria relojera de lujo se está preparando para su peor año.

Mientras que Rolex ha cerrado todas sus fábricas en Suiza, Richemont, el conglomerado de lujo que posee a Cartier, ha descontado piezas de segunda mano en su sitio de reventa vintage, según informó Corinne Gretler, de Bloomberg, en marzo pasado.

También las ferias de relojes en todo el mundo han sido canceladas y las marcas más pequeñas y las de reciente aparición se preparan para hacerle frente a muy malos resultados financieros.

Sin embargo, otros estiman que esta industria podría no verse tan afectada como se esperaba, al menos no para algunas categorías. El mercado de relojes digitales Chrono24 publicó dos informes sobre el estado de la industria a la luz de la crisis del coronavirus, uno en marzo y otro en abril; ambos hallaron que, aunque ha habido una rápida caída de los productos de lujo, también se ha producido una recuperación rápida en algunas regiones y para algunos sectores.

En cuanto al mercado de relojes antiguos, se ha sabido que la casa de subastas Sotheby's ha estado vendiendo más relojes clásicos, incluso ahora que las principales marcas han cancelado sus planes para lanzar nuevos modelos.

Artículos relacionados:


Otras historias