Irati Idiakez, fabricando sueños con el snowboard

Agencia EFE
·4 min de lectura

Redacción deportes, 7 abr (EFE).- Irati Idiakez es la única integrante del equipo de snowboard paralímpico español. En este deporte ha encontrado el motor a una nueva vida que inició hace tres años y medio y que se está convirtiendo en su fábrica de sueños con Astrid Fina como referente.

La vida de Irati Idiakez (Getaria, Guipúzcoa, 1996) cambió por completo el 10 de diciembre de 2017. Estando en Chile estudiando el último semestre de la carrera de Trabajo Social sufrió un accidente. El conductor del autobús que cubría la ruta entre Santiago y Viña del Mar perdió el control y volcó.

Irati, que estaba con una amiga que también sufrió daños en una pierna, tuvo que someterse a varias operaciones que terminaron con la amputación del brazo derecho.

Haciendo rehabilitación, el médico le dijo que sería importante que estuviera fuerte por temas de compensación e hiciera deporte, algo a lo que no estaba acostumbrada ya que solo realizaba de vez en cuando bicicleta estática y algunos ejercicios de mantenimiento.

Fue entonces cuando la llamaron de la Federación Vasca de Deporte Adaptado. "Me preguntaron si hacía deporte y si quería hacer snowboard. Me presenté en Baqueira Beret y, tras probarlo, me animé a seguir porque me enganchó".

A finales de 2019 debutó en la Copa de Europa de Landgraaf (Holanda), a la que posteriormente siguió la Copa del Mundo de Hafjell (Noruega). Entonces, llegó la pandemia mundial de la COVID-19 que puso fin abruptamente a su primera temporada como deportista de snowboard.

En su segunda temporada, que acaba de terminar, el intenso trabajo realizado en el Centro de Deportes de Invierno Adaptado (CDIA) del Valle de Arán también ha estado marcado por la pandemia. Allí, desde el 11 de diciembre, el trabajo intensivo dio sus frutos.

Ganó la prueba de la Copa del Mundo de Pyha (Finlandia), realizó dos segundos puestos en Colere (Italia), se llevó el Globo de Cristal a la mejor deportista de su categoría (SB-UL) y obtuvo el triunfo en el Campeonato de España disputado en Sierra Nevada.

"La temporada ha ido muy bien, he estado muy a gusto. La iniciamos sin saber qué iba a pasar y con muchas incógnitas por el desarrollo de la pandemia, pero al final he podido competir varias veces y estoy muy contenta por cómo ha ido todo", apuntó.

"Con la pandemia la estación ha estado casi para nosotros. Si la comparamos con otros años diría que casi estaba vacía", comentó la deportista vasca, que durante los meses de invierno vive en la localidad leridana de Viella.

Allí reside junto con Raquel Martínez, compañera de equipo que pertenece a la Federación Española de Deportes de Personas con Parálisis Cerebral y Daño Cerebral Adquirido (FEDPC).

Un cambio muy grande respecto a su vida en Getaria, a 25 kilómetros al oeste de San Sebastián, puesto que la rutina de trabajo en el Valle de Arán es muy distinta.

"Me he sabido adaptar bien porque hemos realizado muchas horas de nieve. Por la mañana realizábamos entrenamiento en pista, por la tarde físico, y también hemos tenido tiempo de trabajar el aspecto psicológico porque a veces es difícil gestionar las emociones", confesó.

"El margen de mejora que tengo es muy grande y espero que con el trabajo que voy a seguir haciendo pueda seguir progresando", declaró Idiakez, que tras una exigente temporada ahora disfruta de unas semanas de descanso.

"Ahora tenemos tres semanas para hacer lo que queramos y a partir de mayo tendremos la primera concentración de test físicos y hablaremos también de temas como la nutrición y el entrenamiento técnico. Nos mandarán una planificación de la temporada con lo que tenemos que hacer y, al no haber nieve, complementaré los ejercicios con otros deportes como el surf y el gimnasio", manifestó.

Esta nueva vida centrada en el snowboard le encanta a Irati Idiakez. "Lo que más me gusta es darme cuenta de los momentos que soy feliz".

A su lado está Manel Maestre, su entrenador, con el que comparte cada día entrenamientos, viajes y confidencias. "Sabe mucho de snowboard, hemos congeniado bien y ojalá estemos mucho tiempo juntos".

Ahora mismo, Irati Idiakez es la gran referencia del snowboard paralímpico español. Su referente es Astrid Fina, ganadora de la medalla de bronce en los Juegos de PyeongChang (Corea del Sur) en 2018 y que el pasado año decidió retirarse.

"Nuestro caso es parecido. Empezamos desde cero y es como mi línea a seguir. Antes de que se retirara nos veíamos en la pista y me animaba mucho. De vez en cuando hablamos y, como también vive en el Valle de Arán, a veces nos vemos. Pase lo que pase siempre vamos a ser las dos del equipo", apuntó.

Irati piensa en "objetivos a corto plazo". Para el año que viene la prioridad es el Campeonato del Mundo de snowboard. Después, el sueño de los Juegos Paralímpicos de Milán-Cortina d'Ampezzo (Italia) en 2026.

"Para 2026 estará mi categoría y el objetivo es estar allí. Ahora hay más chicas compitiendo y espero hacerlo bien", concluyó.

(c) Agencia EFE