La obsesión de Isabel Pantoja con Paquirri salpica una supuesta manipulación en la portada de una revista Hola

Anna Sanchez
·3 min de lectura
La portada de la discordia en la que se podrían haber editado los ojos de Carlota (Revista Hola)
La portada de la discordia en la que se podrían haber editado los ojos de Carlota (Revista Hola)

Kiko Rivera lo ha vuelto a hacer. El hijo de Isabel Pantoja se ha sentado en ‘Domingo Deluxe’ para seguir relatando secretos de la familia y darle un ultimátum a su madre.

Hace pocas semanas, cuando Kiko ofreció su segunda exclusiva en ‘Lecturas’ con Mila Ximénez, parecía que acercaba posturas con su madre y que agachaba la cabeza exclamando lo triste que se sentía siendo huérfano sin serlo y manifestando que no quería que su madre fuera a prisión.

Nada más lejos de la realidad. El hijo de Paquirri ha vuelto a contar lo más grande en un plató de televisión y, entre otras cosas, le ha dicho a su madre que o le llama en 24 horas o emprende acciones legales.

También ha contado cómo su madre le pidió que fuera a la televisión a hablar mal de su propia hermana Isa Pantoja y cómo le felicitó después de haberlo hecho. De ser cierta su versión, desde luego Isabel Pantoja no tendría ningún tipo de escrúpulo.

Por si todo esto fuera poco, he reparado en que, durante la misma entrevista, el marido de Irene Rosales soltó una bomba un tanto surrealista, su madre le obligó a photoshoppear la foto de su hija recién nacida en la portada de ‘Hola’.

En palabras del propio Kiko Rivera: "Mi madre obligó a una revista a que pusieran los ojos azules a mi hija Carlota en la exclusiva de su bautizo para que se parecieran a los de mi padre, Paquirri"

Si la versión del joven es verdadera, tanto la abuela de la criatura, como la revista, como él, dejarían mucho que desear. Si la bebé no tenía los ojos azules, ¿para qué mentirle al público contando en portada que tiene los ojos de Paquirri?

Esta obsesión de Pantoja por su difunto marido ha acabado salpicando a su hijo hasta en el nacimiento de su propia hija. De hecho, si yo hubiese sido Irene Rosales, desde luego no permito que a mi hija la modifiquen digitalmente para que se parezca al torero.

¿Acaso la iba a querer más Isabel Pantoja si tuviese los ojos azules de Paquirri? ¿Qué tontería es esa? Sinceramente, aunque la tonadillera lo vendió como algo sumamente emotivo en el semanario del corazón, lo cierto es que tiene toda la pinta de que con el “notición” relacionado con Paquirri, le podrían pagar mejor dicha portada.

Visto lo visto, Kiko Rivera ha tenido que tragar mucho por ganarse la altiva aprobación de su madre, a la que ahora califica como ‘testaruda y prepotente’, sin embargo, él es ya un hombre adulto que bien sabía lo que hacia cuando entraba al juego sucio.

Desvelar ahora todos estos episodios a cambio del dinero que le ofrece la televisión y/o las revistas es tan poco ético como las supuestas peticiones de Isabel a su hijo con los ojitos de Carlota o el hablar mal de Isa.

Más historias que te pueden interesar

Kiko Rivera desvela las "humillaciones" que sufrió Isa en Cantora

Lolita sobre el drama Pantoja: "Aunque mi hijo sea un asesino, le abro la puerta"

Kiko Rivera e Isa Pantoja posan juntos en medio de las tensiones familiares con Isabel Pantoja