Isco Alarcón, la figura ante el Sporting de Gijón

El único momento en que pisó el césped del Santiago Bernabéu fue para jugar con su hijo una vez acabado el partido. Podría suplir a Bale en Champions

OPINIÓN

“¡Así, así gana el Madrid!”. El cántico que nació hace casi 40 años en El Molinón volvió a sonar este sábado en las cabezas de todos los madridistas después de ver cómo el equipo blanco ganaba al Sporting en Gijón. Entonces, era una mofa del público asturiano por los teóricos favores arbitrales al equipo capitalino. Hoy sábado, el aficionado merengue puede cantarlo orgulloso por lo que han hecho sus jugadores. Por el hecho de haber remontado dos veces. Por seguir en lo más alto de la clasificación justo antes del Clásico, dependiendo de sí mismos para ser campeones. Pero sobre todo, por lograr todo ello haciendo hasta nueve cambios en la alineación con respecto al once que jugó en el Allianz Arena.

Las rotaciones son una máxima para Zinedine Zidane. Y seguramente uno de los mejores valores del actual Real Madrid. Sea el partido que sea, y el once que sea, resulta un equipo blanco de garantías. No hay lesión ni calendario que temer en Concha Espina, porque hay fondo de armario suficiente para encararlo. Y sobre todo, hubo una gestión del técnico durante todo el año que permitió llegar al tramo final de la temporada pudiendo contar con prácticamente toda la plantilla al completo. En Gijón fueron titulares Danilo y Coentrao, Kiko Casilla, y como segunda sustitución, Zidane apostó por Mariano, ni más ni menos. Y aun así, logró sumar los tres puntos.

En esa pléyade de rotaciones, cabe destacar también a Isco Alarcón. Un jugador que podría ser titular en cualquier equipo del mundo. Cualquiera. Un jugador que cuajó un partidazo en El Molinón. Y un jugador que no tuvo ni un minuto en el Allianz Arena ante el Bayern Múnich hace apenas tres días. Lo que habla, por un lado, de la amplitud de armario que tiene el Real Madrid. Y por otro, de la cantidad de talento que el conjunto blanco infrautiliza en la figura de Isco, salvador en Gijón.

Forma parte de la filosofía de rotaciones del Real Madrid. Pero es inevitable pensar en todo el fútbol que dejamos de ver cada partido que Isco no está en el campo. Porque es uno de esos poquísimos jugadores que hacen dudar de que deban existir las rotaciones. Se habla infinitamente más de lo que deja de jugar James Rodríguez por haber costado el doble de dinero al club blanco. Pero en cuestión de valor, seguramente el mediocampista español vale el doble que el colombiano. Ante el Sporting de Gijón quedó bien patente una vez más. Por actitud, chispa, galones, nervio, forma, goles… Por todo. Si alguien en el Real Madrid duda este verano entre uno de los dos para la próxima campaña, no hay debate posible. Si Zidane duda quién debe relevar a Gareth Bale ante el Bayern este martes, tampoco hay debate posible.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines